7 Tips para organizar Halloween

Prepárate para la destrucción

Te tomó más de una semana planear la vestimenta para la última fiesta de disfraces a la que fuiste, decidiste combinar tus mejores trapitos con accesorios de primera para ser el hombre lobo más guapo de la cuadra, invertiste en una botella y hasta buena onda te viste comprando unos cigarros extra para compartirle a tu ligue, obvio. Tu vibra era la más chida y cuando llegaste a la fiesta te pasó lo peor del planeta: a los cinco minutos se acabó el alcohol, la concurrencia estaba medio rara, no había ni una chica guapa, a tus amigos les dio flojera y ni te esperaron, todo mal. ¿Cansado de ir a fiestas que no llenan tus expectativas? ¡Organiza tu propio Halloween! Acá algunos consejos para que tu evento tenebroso salga a la perfección:

1. Las cubetas de alcohol son tu mejor amigo: las mesas con millones de botellas y refrescos se ven horribles y todo vuela, prepara mejor un ponche gigantesco para todos, si ya te estás viendo gringo al celebrar Halloween, entonces bebe como tal. Van dos recetas:

 

  • Para prepararte un ponche con una pinta tan asquerosa que parece agua sucia necesitas: 1 botella de vodka por cada 1,5 litros de Dr. Pepper, o en su defecto Coca-Cola, y un poco de jugo de naranja. Pon todo en un contenedor gigante, de preferencia transparente: se ve como agua de un baño de Puerto Escondido que no han lavado en meses, pero sabe a gloria.

 

  • Cómprate unos calderos gigantes en el Mercado de Coyoacán y agrégales: 1 botella de vodka por cada litro de refresco de naranja y bebida roja (Arizona de sandía frío) y medio bote de helado de vainilla. La textura del helado le da un tono asqueroso pero es muy rico; si es muy dulce para ti, entonces ponle más vodka. Ni tú ni tus invitados van a sentir la magna borrachera que se aproxima.

2. Ponte fresa con el tema: Si reduces la temática del disfraz a cosas específicas como ciencia ficción, telenovelas de Thalía, ochenteradas, personajes de cine, futbol o anexos, no sólo evitarás que llegue el gañán con una camisa a cuadros y te diga ‘soy leñador’ sino que tu fiesta tendrá una buena ondita porque le van a echar más ganas al disfraz, vas a ver. 

  • Inviértele al disfraz: Por muy codo que seas, sabes que algo que siempre tendrás son las fiestas de disfraces, cómprate uno bueno y procura no subir de peso, puedes ir a Disfraces de Película [Periférico Sur 4268, Coyoacán, 3089-3006 / Tres picos 104, Polanco, 5282 2742] y ahí conseguirás algo súper bien hecho que te durará siglos si lo cuidas bien.

3. No cobreeeeees. Está súper chafa que invites a tus amigos a una fiesta y te pongas a cobrarles la entrada, a menos de que la organices con más personas y hayan rentado un lugar, DJ, etcétera. Procura aceptar que hacer una fiesta implica gastarse una lana. Además mientras más espléndido te veas, la gente también lo será. Si tienes a puro cuate chacal y se toma todo sin llevarte nada, bueno… un cambio de amigos no te haría nada mal.

39769Ponte como zombie
Ponte como zombie (Especial)

4. Vete súper cuidadoso con la música. A nadie le gusta que llegue uno a apañar y le ponga play a un loop interminable de baladas de Reik. Date el tiempo de hacer un playlists y de preferencia esconde el equipo de sonido. Si tienes algún amigo que mezcle, mejor, ofrécele todo el alcohol gratis de la tierra y deja que él se encargue: te vas a quitar una preocupación de encima.

5. Si vas a hacer una fiesta temática, entonces decora ad hoc: no es buena idea comprar la cartulina con forma de calaverita en la papelería, tampoco está bueno poner un mantelito de Bob Esponja disfrazado de calabaza. Mejor consigue una máquina de hielo seco, cambia algunos focos, compra calderos, etc. Seguro terminarás dándote cuenta de que menos es más cuando se trata de decorar.

6. Como lo más seguro es que tu fiesta sea en una casa, entonces quítale las llaves del coche a todos los que lo lleven. Ya estuvo con que suban a tu cuate a la patrulla, y va a estar chafísima que metan a tu novia –en disfraz de enfermera porno– por haber hecho el paro. Evita también hacer tu fiesta en una locación lejísimos porque no va a llegar nadie.

7. Sé súper específico en la invitación y pídeles que lleguen en taxi, si no considera tener que transformar tu Halloween en pijamada de disfraces.