4 planes semi sobrios

Además de drinks, planes alternos

segundas opciones

Zoológico, shopping y drinks

Si bien el plan de ir a ver animalitos enclaustrados se ha convertido en un cliché que para muchos es cruel y poco atractivo, hoy le puedes dar la vuelta. Le han echado ganas, el mariposario es lindo y barato, no tienes que salir de la ciudad para que el aleteo de las monarcas lo tengas a tu alrededor.

Acabarás acalorado y a pesar de las paletas heladas y los churritos del zoo tendrás urgencia de una buena comidita. Lánzate a Reforma 222. Un "mall" muy chic pero poco pretencioso. Come en Chili’s y echa el cafecito en el "estarbocs".

La Zona Rosa esta a un paso del 222, y de los bares pocos conocidos pero de nuestros consentidos es el London Blue, si ahí merito en la calle de Londres, uno que tiene billar, música en vivo y cubetas de chelas. Aquí la fiesta empieza tempranera y es pa’ toda la noche.

 

Coyo, helados y narguilas

Es y siempre será  el spot sabatino, dominguero, familiar, de pareja, de cuates, cultural y todos esos pretextos que ahora se te vienen a la mente. Cómprate un helado en la heladería que está ahí justo en la placita, te recomendamos el de sabor mamey (ya pasado el día del albur).

De postre, justo y necesario lo saladito después de un boost zucaroso, así que compra un chicharrón con salsita en lo que caminas hacia la esquina de Carrillo Puerto y Ortega. Verás un proyecto de Arte Urbano organizado por Expresa Tu Calle (una empresa social). ¿De qué trata? Ganadores de una convocatoria intervinieron la fachada de una casa, los creativos de Tékhne Lad y Mother Monkey Collective aplicaron eco diseños que le dan vida al corredor.

Cierra el paseo en el Burma. Una gran personalidad de la zona coyoaquense, de los bares pioneros que con todo el estilo árabe, ofrecen a la concurrencia un repertorio de narguilas para saborear. Amplía tu panorama, no sólo hay en el hookah, además aquí la chela oscura de barril es una delicia.

 

Corredor cultural Regina

Dice el jefe de gobierno que éste fue el primer paso del rescate al centro histórico. Si el plan es que a futuro muchas calles céntricas se conviertan en corredores como el de la calle Regina, entonces tendremos esperanzas de que hayan muchos más lugares para echar el café o el trago.

Aquí tienes una gran variedad de opciones. No te puedes perder los concierto de jazz callejeros, de ahí, visita uno de los bares con terracita. Hay muchos en el menú del corredor.

 

Windowshop, parquecito y martinis

Culpemos a la crisis, pero muchas veces resulta más divertido caminar por Masaryk y ver a maniquíes vestidos con trapitos espectacularmente exquisitos y sobre todo, para ver esa mascada, esos zapatos, vestido o traje de miles que prometes ahorrar para comprarlo. Ser vícitma del consumismo no siempre es malo, y echar el ojo a las vitirinas que nos envician a un mundo materialista más que frustrante es motivante.

A una corta distancia de la avenida fashion esta el Parque Polanco, el ideal para echar el romanceo, pasear al perro o dar un rol con algún cuate. Todo un lado del parque da Emilio Castelar, calle acaparada por restaurantes que de noche se visten de baresitos. El Primo Bacio es ideal para romancear, su nombre lo dice, ideal para el primer beso después de tomar martinis. Prueba el appletini, el trago es frío y con la linda vista al parquecito.