Caricaturas gringas sobre la revolución mexicana

Verónica Gómez
Debajo del Monumento a la Revolución, ubicada en el corazón de nuestra ciudad, se encuentra una galería de exposiciones que aunque pequeña, nos acerca a diferentes miradas en torno al periodo revolucionario de México.
 
Una de ellas corresponde a En la mira del Tío Sam: Caricatura estadounidense de la Revolución Mexicana, muestra que exhibe más de 90 cartones publicados por los periódicos más importantes de la época en Estados Unidos.
 
Llena de sátira y crítica no sólo hacia esta etapa trascendental de nuestra historia, sino incluso de burlas y bromas acerca de nuestros héroes nacionales, esta exposición nos muestra como genios del lápiz como Winsor Mc Cay, Mc Cutcheon, Edwina Dumm y Rollin Kirby, entre otros, crearon una opinión pública basada en prejuicios y falsos testimonios sobre el actuar mexicano durante su periodo de lucha armada.
 
Aquí un par de datos que tienes que saber antes de visitarla:

¿Tío o carnicero?

Para comenzar esta exposición, primero debemos conocer quién es ese anciano con ropa similar a la bandera estadounidense. No se trata de algún expresidente ni político, sino de un simple carnicero que se convirtió en el símbolo nacional de los Estados Unidos.
 
Uncle Samuel Wilson, mejor conocido como “el tío Sam” fue un proveedor de carnes que suministraba al ejército de Estados Unidos durante la guerra de 1812. Por las siglas de su nombre que coincidían con las del país, diversos soldados comenzaron a ligar la llegada de los insumos a un viejo tío Sam.
 
Su imagen representaba al estadunidense promedio y, en 1961, el Congreso de los Estados Unidos lo reconoció como símbolo nacional.
 
Ya sea sonriendo, haciendo muecas, señalando con el dedo índice o llorando, este personaje ha ilustrado el vaivén de la vida estadunidense, e incluso se ha utilizado para reclutar soldados para la primera y segunda guerra mundial.
 
101473

Mr. Gringo I beg your perdon

Lejos de atestiguar los hechos que ocurrían durante la Revolución Mexicana, estas caricaturas muestran a un México que se destruía por sí mismo.
 
Una barbarie mexicana ocasionada por innumerables matanzas entre pandillas y una profunda ignorancia son los rasgos que caracterizan los trazos de aquellos líderes de opinión norteamericanos.
 
En las páginas de diarios tan significativos como The New York Times o  The Washington Herald se puede ver a un Tío Sam cansado tener que recoger la “basura mexicana” (literal) o tratando de salvar a México de su propio desorden.
 
Aunque es cierto que no a todos nos gusta ver a nuestros héroes (Villa y Zapata) representados con alegorías de animales o en situaciones que los exponen como verdaderos estúpidos, recorrer esta muestra resulta una experiencia relevante para comprender la imagen del mexicano en el extranjero: borracho con machete y sombrero, burro, flojo y hablador.
 
En la mira del Tío Sam: Caricatura estadounidense de la Revolución Mexicana
Museo Nacional de la Revolución
Hasta el 9 de octubre
Plaza de la República s/n
$29