¿Tus placas son mexiquenses? Así será la verificación

Te explicamos cómo será la verificación en el Estado de México para el segundo semestre del año.

verificación en el Estado de México
Foto: Archivo Cuartoscuro

Seguramente ya sabes que los verificentros de Ciudad de México se están modernizando y el 2 de julio los chilangos conoceremos cómo van a operar, más allá de los rumores y lo que han «aclarado» las autoridades. Pero, si a ti te toca verificación en el Estado de México o alguna entidad de la megalópolis –Morelos, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala y Querétaro–, ¿qué puedes esperar?

Consultamos a la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) para saber si el resto de las entidades que la conforman tendrán que modificar sus verificentros y agregar las inspecciones físico-mecánicas que se aplicarán en CDMX y la respuesta fue que, por el momento, se mantendrán como operan hasta ahora y que en el corto plazo no se contempla una modificación generalizada.

Recordaron que la Norma Emergente de Verificación entró en vigor el 1 de julio de 2016, a raíz de la temporada cálida-seca de ese mismo año (que detonó contingencias ambientales), y consiste en verificar con la tecnología OBD –que se aplica desde 2017–, reducir los límites de emisiones en vehículos con más de 10 años y transporte público, así como aplicar inspecciones de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en los centros de verificación.

Te puede interesar: Así será la verificación en CDMX a partir del 2 de julio    

¿Qué está haciendo el Edomex?

La Secretaría de Medio Ambiente mexiquense sostuvo que por el momento no habrá cambios en la verificación en el Estado de México, pues se encuentran en un proceso de investigación con el Centro Mario Molina y la CAMe «para diseñar una propuesta de norma que contemple las condiciones físico-mecánicas en los vehículos en circulación en la entidad, dentro del programa de verificación vehicular».

En una tarjeta informativa enviada a Chilango, señalaron que, como parte de sus intentos por crear una norma, desde 2016 instalaron líneas de inspección físico-mecánica –alineación, suspensión, frenos y dirección– en dos centros de verificación del Estado de México, ubicados en Xalostoc, Ecatepec, y otro en Atizapán, los cuales solo tienen fines de estudio.

Esto es similar a lo que iniciará en los próximos días en los nuevos 55 verificentros chilangos.

«Actualmente no existe una regulación que contemple estos puntos de seguridad revisados mediante el uso de tecnología electromecánica, por lo cual este estudio pretende proponer una norma “tipo” que establezca estos aspectos y que, además, opere en todos los estados miembros de la CAMe», explica el documento.

Te puede interesar: Estos son los nuevos verificentros de la CDMX  

¿Cómo será la verificación en el Estado de México y el resto de la megalópolis?

El 2 de julio, CDMX integrará la inspección físico-mecánica, que consiste en observar el estado de las llantas, la suspensión, los frenos y la alineación del vehículo, pero solo con fines estadísticos; además de dicha revisión, según la Secretaría de Medio Ambiente de CDMX, la medición de emisiones de gases tendrá los mismos estándares de 2017.

En el caso de los vehículos que deberán cumplir con la verificación en el Estado de México y la megalópolis, el método no registrará cambios: iniciarán con una inspección visual para observar que no existan fugas en el sistema de escape, revisarán el portafiltro y el filtro de aire, que los depósitos de aceite y combustible tengan tapón y que la bayonera de medición de los niveles de aceite esté en su lugar.

También tomarán en cuenta que no haya fugas de aceite, líquido de transmisión ni anticongelante. Se hará una observación del estado de la banda de rodamiento de los neumáticos, así como que en un mismo eje no tenga llantas de distinto tamaño –de acuerdo con la CAMe, esta revisión se hace desde 1993–. Además, se comprobará que ningún componente de control de emisiones del automóvil haya sido desconectado o alterado.

Te puede interesar: Te explicamos cómo se forma una contingencia ambiental  

Después la inspección visual, se medirá la emisión de gases con métodos estáticos –con el auto estacionado– y dinámicos –a bordo del dinamómetro–, dependiendo las características de fabricación del vehículo.