La carta mega-gay

Antes del e-mail

 

¿Qué necesito?

Un acetato para proyección (o puedes usar papel enmicado).

Un folder transparente.

Gel.

Diamantina.

Silicón y pistola de silicón.

 

¿Cómo se fabrica?

Escribes en el acetato tu cartita, en el modo tradicional. Lo introduces en el folder. Rellenas dicho folder con gel revuelto con diamantina. Sella con silicón. Voilà. Es tonto pero efectivo. O, como nos gusta pensar, tonto pero ridículo.

 

¿A qué clase de persona le gustaría?

A las niñas cursis. Lo malo es que ningún chavo les regalaría eso, y si lo hiciera sería porque tiene gustos medio floripondios, en cuyo caso se anula la intención romántica. Lo mejor es que se quede como carta de amiga a amiga.