Jorge Campos

Uy uy uy

 

 

¿Él qué?

Ha sido el portero titular más icónico de la selección mexicana de fútbol, desde 1991 hasta 1998. Era versátil en el campo, pues aunque estaba en la portería se lanzaba a la delantera porque quería meter goles.

 

¿Cuál ha sido su ñerada más chida?

Su atuendo, era de una jocosidad verlo con uniformes fosforescentes que contrastaban en su piel morenísima de buen acapulqueño que es, su cabello esponjado, su cara de ingenuidad y su mala dicción a la hora de hablar en las entrevistas eran de una ternura tal que a todos caía muy bien.

 

¿Nos cae bien?

Cómo no, no sólo por ser un gran portero, su personalidad ligera e inocentona lo hacía tener un ángel muy especial ¡Vientos Brody”!