El ninguneador

¡Ponte la del Puebla!

 

 

¿Cuál es?

Uno que si te aplican, generalmente te ardes. Estás tratando de arreglar tu celular que se cayó al piso y se hizo caca y de plano la electrónica no es lo tuyo. Entonces llega Mr. Soberbia y te dice: ‘a ver, presta’. Y como arte de magia, lo arregla y de paso te ningunea.

 

¿Cuándo sí y cuándo no?

Es un préstamo que no pides, arrebatas en desesperación. Cuando intentas explicarle algo a alguien en la computadora y de plano no entiende, pues le dices de modo un poco más cortés “a ver, dame chance”. Sin embargo sigue siendo un poco brusco, así que ese tipo de préstamos, mejor déjalos a la desesperación total.

 

¿Cuáles son las reglas?

En este caso no hay muchas reglas, así que si alguien te desespera y no te cae muy bien, aplícalo.