Caldo de pollo para el alma

¿Libros o panfletos?

 

¿Quién escribió esto?

Mark Victor Hansen y Jack Canfield, autores estadounidenses que han hecho carrera dando charlas motivacionales por todos lados. Fue tanto el éxito de la primera entrega, que ya hay toda una franquicia de caldos de pollo: para el adolescente, para la pareja, para el maestro… Vaya, hasta hay un “Chocolate caliente para el alma” (en caso de que seas alérgico al Knorr Suiza).

 

¿De qué trata?

El libro está compuesto por varios relatos que tienen un eje en común: temas como el amor, la autoestima, los sueños, el aprendizaje, etcétera, que involucran a personas normales “como tú y como yo”, que te darán una enseñanza de vida. Y, de paso, te van a conmover hasta las lágrimas.

 

¿Cómo se supone que ayuda?

Funciona gracias a la empatía: lees historias de personas que aprendieron algo, por ejemplo, visitando a su abuelita en el verano del 89… y entonces tú, inevitablemente, vas a poder aplicar ese concepto en tu vida. Sí, cómo no.


Pero en realidad…

La verdad nomás es para echar el chisme. Si quieres leer una compilación de historias arbitrarias de gente “como tú y como yo”, mejor léete “The Red Notebook” de Paul Auster.