Deigo Condesa

Campeche 345

Esquina con Saltillo

Col. Condesa

Tel. 5286-1711

Horarios:
Lun-Sáb 13-22:30 hrs, Dom 13-19:30 hrs
Precios: $ 250 - $ 250
Formas de Pago:
TC: Todas
Efectivo
Sitio Web
Generos : Japonesa
Servicios: Comida de negocios
Hermano condechi del original Deigo de la colonia Del Valle. Rica comida japonesa sin complicaciones

Para los asiduos de la buena y auténtica comida japonesa, el Deigo ahora cuenta con una sucursal en la Condesa.
Luego de varios intentos esta bien ubicada esquina al fin alberga un negocio exitoso.A sólo 4 meses de su apertura, ya reporta llenos frecuentes.
La carta del Deigo se caracteriza por tener una oferta bien seleccionada con suficientes opciones entre lo tradicional, lo contemporáneo y, desde luego, los básicos del sushi.

Para los que apenas se adentran en el mundo de la comida oriental, este es un buen referente porque mezcla autenticidad, sin dejar de lado los toques e ingredientes que el paladar mexicano busca, y sobretodo, incluye detalladas explicaciones de lo que el plato incluye.

Si te cuesta decidir entre tantos nombres que no dicen mucho, existen combinaciones para casi todo gusto: los domburi son paquetes de cocina popular que vienen con un tazón de sopa miso y ensalada. El plato fuerte en realidad es lo que se selecciona, hay carne, pollo, mariscos y hasta verduras empanizadas (tempura).

Los teishoku,  parten del mismo principio, aunque incluyen preparados más contemporáneos.
Para los amantes de los fideos y tallarines como el udon hay también configuraciones al gusto. Incluyen un futomaki (rollo de verduras) y platos deliciosos como el de pollo con verduras y curry, es más parecido a un estofado con sabores intensos pero que guardan cierta elegancia. El de curry es muy aromático y sin embargo deja apreciar el gusto del pimiento y el pollo.

Ahora que si la expectativa es simplemente sushi, pues también hay una barra con piezas individuales y rollos (makimono).

El ambiente guarda ese toque oriental que se acompaña de música oriental con los éxitos pop del momento y algunos adornos con notas ochentenas; aunque la decoración del lugar es un fría, en comparación con la casa matriz, y puede pasar desapercibida.
La experiencia es rica y repetible.