”La Guía” cervecera

Principios básicos y maridajes perfectos

De lagers a porters.

He aquí su muy humilde guía básica para entender la cerveza y cómo maridar alimentos con ella. Siendo un país tan chelero como lo somos, ha llegado el momento para tomarnos este asunto con más seriedad, o al menos con más conocimiento de causa. Empecemos.

Primero lo primero

La cerveza es una bebida alcohólica, no destilada, de sabor amargo que se fabrica con granos de cebada, sus azúcares son fermentados en agua y aromatizados con lúpulo, ¿estamos?

Se producen diversas variantes con una amplia gama de matices, debido a las diferentes formas de elaboración y a los ingredientes utilizados durante la preparación. Esto quiere decir que si gustas que tu chela sepa a chocolate, chile o miel se puede.

Su gama de color va del amarillo dorado al negro, pasando por los marrones rojizos; suele estar coronada de espuma, en la cual puedes encontrar los aromas más prominentes de la bebida. Ahora, si lo que te interesa es saber qué tan rápido te enfiesta: su graduación alcohólica puede alcanzar hasta cerca de los 30% vol., aunque normalmente las productoras con sentido común las preparan entre los 3 y los 9 por ciento.

OK, pasamos al maridaje

Una vez que compartimos estos datos básicos hablemos de la combinación. Aunque vivimos en una cultura donde predomina la idea de una chela bien fría y sola, la realidad es que tomamos cerveza con todo tipo de alimentos. El asunto es entender el sabor de las cervezas que tomas para saber con qué comida queda mejor. A final de cuentas este es un tema de gustos, eso sí.

Pero si le entras un poquito más al tema cervecero entonces ampliarás tu visión y podrás hacer emparejamientos más certeros.

¿Cuál es cuál?

Sea cual sea tu marca favorita las cervezas se dividen en tipos, aquí van los predominantes para que sepas sus características y con qué tipo de comida va mejor:

Pilsen (Cervezas claras, rubias un tanto acídicas y ligeras en boca)

Van perfectamente con pescado blanco y pescado graso como el bacalao. Ahora como son refrescantes y tienen ese toque de acidez también funciona con comida mexicana picante con base de tomatillo ya que cortan el picante con frescura y acidez.

Lager (Ligera, dorada, efervecente)

La lager puedes ser una de las más comunes en nuestro país. Su uso para micheladas es muy bueno pero a la hora de maridar se recomienda con platillos basados en tomate como pizza, pasta bolognesa y crema de jitomate.

Red ale (de tonalidades rojas llevan dulzura que complementa el amargor del lúpulo)

Esta cerveza va muy bien con comidas especiadas y agridulces por lo que la gastrionomñia oriental como curry indio o cerdo chino le quedan muy bien.

Pale ale (presenta una redondez entre dulzor, acidez, margura y pesadez en malta)

Justamente por su término medio en sabor y textura es buena para casar con guisos típicos mexicanos como cazuelas para tacos de guisado que llevan sabores más complejos.

Brown ale (amarga, refrescante, dulce, redonda)

La brown ale junta lo mejor de ambos mundos, empieza con la suntuosidad de una cerveza más espesa pero en fondo tiene la ligereza de una ale dorada. Esta cerveza va muy bien con pescados grasos y suntuosos como el salmón y también con pollo carrillado y tacos de cerdo como el pastor.

Porter (suntuosa, espesa, negra, muy amarga)

Esta cerveza está diseñada para carnes rojas grasas. Su sabor fuerte y ahumado va muy bien con filetes a la parrilla y carnes argentinas.

Stout (achocolatada, súper espesa, mucho sabor a malta)

Esas tonalidades de chocolate hacen que vayan muy bien con postres suntuosos con base de chocolate, café o mantequilla. También son buenas con guisados espesos que lleven base de gravy.

Lambic (ligeras, afrutadas, cítrica)

Si eres de postres ligeros de fruta y poca cantidad de crema entonces ets acerveza queda perfectamente bien. Las notas frutasles de la chela junto con lo cítrico y dulce de las frutas naturales se igualan en boca y emparejan muy bien.

Estos son algunos de los tipos principales, por supuesto que hay más pero empecemos por estos que puedes encontrar fácilmente en cervezas nacionales. Si gustas experimentar con cervezas importadas de lugares como Alemania y Bélgica además de tratar con cerveza artesanal mexicana acá te recomendamos dos lugares que te pueden guiar a la grandeza.

El Depósito
Baja California 375, Condesa, 5271 0711.

Kitchen 6
Teotihuacán 14, Condesa, 5264 1748.