Réquiem de las redes sociales

Recuerdos vagos de lo que llegaron a ser...

Especial

Habrá un día en que Facebook sólo vivirá en nuestra imaginación, en el archivo de nuestra memoria, sucederá como ya ha ocurrido con Hi5 y MySpace, redes sociales que nacieron cuando nuestra conexión a internet era vía telefónica y teníamos que esperar el largo proceso del “truuuu uuu, uuu uuu” para estar en línea.

Muchas aún siguen vivas, pero perdieron la fuerza que las caracterizaba en aquel entonces. En la mayoría de los casos ya ni las moscas se paran por allá.

Para echar la lágrima un poquito, decidimos recordar las cosas que amábamos y odiábamos de nuestras primeras redes sociales.

He aquí cómo eran las cosas:

Sabías quién visitaba tu perfil

No nos dejarán mentir, lo que más extrañamos de nuestro Hi5, si no es que lo único, es saber quién checa nuestro perfil. Este chisme era su más grande plus. Todos los enamorados, en proceso de ligue o en duelo por el ex, tenían la información que querían en sus manos: saber si todavía les importaba lo que hacían.

Tenías contador de visitas en tu perfil

El Myspace ofrece un contador de visitas para aquellos rockstars que gustan presumir su popularidad. En la época más popular de esta red social hacíamos competencia con los amigos para ver quién tenía más visitas. El más emo ganaba (jaaa, una pequeña broma por aquello del público que ama myspace). Facebook debería implementar ese tipo de cosas para darle más de qué hablar a la gente, ¿no creen?

Decorabas con gifs animados

Esto definitivamente no lo vamos a extrañar ni un poco. Ver un perfil de Myspace o Hi5 era como ver de frente un estrobo durante media hora: chispas por aquí, chispas por allá, calaquitas, flores, muñecos, diamantes brillando y más. Eso por hablar de los usuarios normales, los más dedicados construían un mundo ahí dentro. ¡Qué cosa más estresante!

Sonaban alertas padres

La primer red social con el que muchos experimentamos fue el ICQ, que era más un chat que una red, pero para ese entonces significaba nuestro más grande logro tecnológico para comunicarlos por internet con los amigos. Lo más divertido era el sonidito que emitía cuando llegaban alertas. ¿Cómo olvidar ese “cu-cu”?

No eran sólo para amigos, podías ligar

Desde que Facebook nos hizo ver lo importante que es nuestra privacidad dentro de internet, decidimos que no aceptaríamos a nadie desconocido. Cosa que está muy bien, pero que le restó la emoción de hacer nuevos amigos. Ahora cualquier individuo desconocido nos hace pensar que es un secuestrador hurgando en nuestras cosas. Extrañamos mucho ligar en esos medios.

Elegías música para tu perfil

Myspace no morirá mientras los músicos sigan creyendo en esa red social y es que precisamente una de sus más grandes ventajas es la de poder compartir música de manera abierta. Además tu perfil te permite poner tus canciones favoritas para que las demás personas las consulten. No hay nada que hable más de una persona que sus gustos musicales, y esta aplicación nos ayudaba a saber quién era quién.

Había mucha publicidad

Aunque el Facebook aún no logra erradicar la publicidad, por lo menos la controla mejor que MySpace y Hi5 que eran un atasque de anuncios a lo largo y ancho de tu muro. Actualmente recibes invitaciones a eventos, pero antes los posteaban en tu perfil aunque no fueras su amiga. Ahora te etiquetan, desde las amigas que venden galletas, hasta los activistas de hueso colorado.

Anunciaban la última vez que entraste a actualizar tu perfil

Esta función estaba muy bien, porque así no desperdiciabas tiempo agregando gente que tenía su red social abandonada. Si veías que la última vez que checó su perfil fue hace meses, entonces lo dejabas ir. Además, para las novias stalkers era un gran plus, ya que así podían saber si el novio había entrado al perfil y no contestado el mensaje de amor que le había dejado. Nada de “no me he metido, mi vida”. Ahora todo es privado.

Podías elegir tu estado de ánimo con una carita

Todo era más fácil: si estaban tristes ponían una carita así, si estaban enfiestados, ponían una carita enfiestada y si andaban en otro mundo ponían un alien. Nada de rollos azotados contra la pareja, como ahora que tus amigos/ex publican tremendas indirectotas en Facebook. 

Había tarjetas Blue Mountain

¿Se acuerdan de las tarjetas que se podían mandar dentro del Hi5?, era padre, así las felicitaciones de cumpleaños eran más personalizadas y no un simple: “feliz día”.