Por qué no sabemos decir: NO

Los mexicanos sólo damos largas...

 

En México aunque se habla de "tener pantalones", parecieratodo lo contrario: a la hora de tener que responder a una invitación, nuestraúltima alternativa es atrevernos a decir "no". Todos tenemos problemas para serfrancos y directos, ¿a qué se debe esto?

Primero analicemos los pretexto más usados:

– No puedo porque tengo un compromiso muy importante: Este pretexto es más viejo que Matusalén.

¿Verdadero significado? Ya quedé con otros cuates.

– No puedo porque están unos parientes de fuera enMéxico: Ya de que dicen "parientes" esnadie, sino dirían un primo, mi tío, o lo que sea.

¿Verdadero significado? Hasta parientes me invento con talde evitar decir "no puedo".

– No puedo porque cumplo meses con mi novio(a): El problema del problema: no sabes decirle que no a él y no sabes decirme que no a mí.

¿Verdadero significado? Soy bien mandilón, no salgo sin minovia.

– No puedo porque mi mamá me pidió un favor: ¿De cuándo a acá las mamás piden favores en sábado porla noche?

¿Verdadero significado? No me dan permiso.

– No puedo porque mi abuelita está enferma: ¡Tu abuela ya ni vive! No mientas.

¿Verdadero significado? Tengo hueva de inventar un buenpretexto.

No puedo porque no tengo como regresarme: ¡Por favor! El que quiere puede, ¿eso qué?

¿Verdadero significado? Tengo una flojera terrible.

– No sé si pueda, lo más seguro es que sí: El típico que hace planes con 10 personas para vercual le late más al final.

¿Verdadero significado? Tengo otras dos opciones, medecidiré al final.

Somos demasiado penosos:

Todo nos da pena. Los mexicano somos personas a las que nos importa demasiadoel qué dirán, aunque, si realmente nos importara, deberíamos de ser claros ydecir "no" directamente. ¿Nos da pena ser honestos? ¿Por qué nos hiere tanto un no por respuesta?

El hablar en diminutivoy pedir todas las cosas de forma adornada es algo muy lindo de nuestra cultura,pero también es parte del no ser directos.

Si vamos a un restaurante y la comida está fea le decimos almesero: "oiga es que sabe rarito" en vez de decir "está podrido", el mesero no debería sentirse ofendido, y nosotrossin necesidad de ser groseros podríamos hablar claramente.

37537Parecen Capulina
Parecen Capulina (Especial)

¡Parecemos Capulina!

Nos parece muy rudo:

"¿Por qué damos por hecho que la gente prefiere largas que un "no"? Cuántos pleitos nos evitaríamos si dijéramos la verdad: plantones, citasolvidadas, compromisos innecesarios, etc. En los noviazgos esto es la causa demiles de traumas, te dicen "no eres tú, soy yo" en vez de decir "ya no melates por borracha" (o la razón que sea)…

 

Le damos la vuelta a todo:

Lo más curioso del asunto es que, a pesar de una segundapregunta de confirmación, seguimos mintiendo. Te dicen: "¿guey, seguro vas air?" y decimos "ahue…. ¿cuándo te he fallado?", o te dicen "¿cuento contigo? Y contestamos "por supuesto, guey, a menos que me salga algo de último momento", esto para ir previniendo al que nos invitó de que podríamos salir conalgo y "no sería nuestra culpa".

 

Nos gusta tener una opción B:

Somos muy reventados, nos gusta tener mil planes y muchasopciones para elegir de último momento. Quedamos con 3 o 4 amigos, y al finalgana la opción más fiestera, pero mientras tanto tentamos el terreno para noquedarnos sin salir. Dependiendo de laflojera o pila que tengas el viernes tomarás tu decisión.

 

Nos enseñaron a ser así:

Nuestros papás son iguales, ¿cuántas veces no nos han dicho: "Contesta el teléfono, si es para mí, no estoy" o los hemos oído decir "Uy, compadre, es que están unosparientes de mi esposa y no sé si pueda"?  Seechan la bolita uno a otro. ¡Es hereditario!

 

No sabemos recibir un no por respuesta:

Nosotros mismos propiciamos esta situación, no sabemosrecibir un no por respuesta y, a pesar de escuchar al amigo titubear,insistimos: "Aeee ándale guey, ya, vamos, sólo un ratito", "Cancélale a tuvieja, hace un buen no nos vemos", reclamamosuna cancelación mientras que desde el inicio nos dieron largas y era obvio queno irían.

 

Las largas son parte del no saber decir no:

Usamos pretextos de tiempo para alargar la respuesta a unainvitación, de esa manera queda olvidado el asunto y nos libramos del tanaterrador "no puedo": "Al ratito te aviso", "dejame ver guey…", "no sé, hastamañana, si podré", "iría sólo un ratito", "te hablo mañana".

 

Conclusión:

¿Por qué no nos evitamos tanto problema y aprendemos a decirNO?