Crónica del #PosMeSalto

Chilangos protestas contra el alza al precio del Metro

Foto:Lulú Urdapilleta

La estación del Metro Tasqueña luce en aparente calma. Es una de las protestas de liberación de torniquetes en contra del alza al precio del boleto del Metro que se anunciaba en uno de los flyers que se difundieron en las redes sociales, en los que se citaban protestas hasta las 8 pm en varias estaciones.
Y aunque esta estaba acordada a la 1 pm, desde la mañana había ocurrido una primera protesta en esa estación y desde entonces se encuentra libre el paso para quien no quiera pagar.
Junto a los torniquetes clausurados hay una decena de policías que observa a un grupo de jóvenes que sostiene pancartas y grita consignas, “el salario mínimo no ha aumentado 60%, el Metro sí”, “no es justo el aumento del boleto (sic), ¡pásele gratis, pásele!”, dicen.
Y la gente les hace caso: unos brincan, otros pasan por abajo, de ladito o como se acomoden; algunos, los más modositos, se pasan por las puertas laterales que también están abiertas.
Mientras, los policías sólo observan, uno de ellos, quien parece ser el jefe, le platica a un tipo de traje que hoy “los jefes” les quitaron los toletes. “No nos dejaron traérnoslos”, dice mientras sigue cruzado de brazos.
La verdad es que parece un bonito día de campo, porque desde ayer las autoridades de la capital aseguraron que se tolerarían las protestas -y que la gente no pagara boleto- siempre y cuando no se dañaran las instalaciones. Una acción que en redes sociales se interpretó como un intento de quitarle mérito a las protestas.
Pese a ello, 14 estaciones ya habían registrado manifestaciones y liberación de torniquetes antes del medio día. Y en algunas había una gran cantidad de policías vigilando las protestas que por la mañana fueron nutridas: la gente se arremolinaba (por la hora pico) y muchos saltaban y gritaban consignas, otros no gritaban pero aprovechaban el viaje gratis -porque en esta temporada muy pocos pueden darse el lujo de rechazar un viaje de 5 pesos gratis- pero la efervescencia de las protestas disminuía conforme pasaba la hora pico.
Sólo en la estación Zócalo de la Línea 2, no se realizaron protestas porque la estación no dio servicio y los accesos fueron cerrados cerca del medio día. Aunque, por “sospechoso” que parezca, este cierre coincidió con la inauguración de la exposición Mayas: revelación de un tiempo sin fin, que se presenta en Palacio Nacional (a las afueras de la estación Zócalo) y que fue inaugurada por el presidente Enrique Peña.
Según los manifestantes las protestas continuarán todo este día y por la tarde habrá una marcha al Zócalo que saldrá del Monumento a la Revolución a las 4 pm.