El dictador

Extravaganza dictatorial.

¿Por qué nos gusta?
Tanto humor negro tiene que llegarle a cualquiera. Expone el estilo de vida de los jeques y dictadores árabes en el contexto de libertad y democracia estadounidense, y los hace chocar hasta que revientan.

¿Qué nos deja?
Criterio. Quizás podemos aplicar el mismo juicio a los magnates y famosos que sólo acumulan dinero y lo gastan en sus extravagancias, en vez de interesarnos en ellas y aplaudírselas.