Cine de terror fuera de Hollywood

Películas extranjeras que nunca has visto

Toma de Big Bad Wolfes

El cine de terror es uno de los más exitosos en todo el mundo. Cuando hay etapas de crisis, es decir casi siempre, este tipo de cine prolifera. No por nada, las películas más taquilleras en nuestro país siempre han sido las de terror, en donde también el talento mexicano se está atreviendo a producir, dirigir. Tal es el caso de Jorge Michel Grau, Isaac Ezbán, Sebastián Hoffmann, Christian Cueva y Lex Ortega, entre muchos otros.

Debido a este boom del cine de horror, ahora podemos apreciar películas de Nueva Zelanda, Israel, Venezuela, Uruguay, Argentina y España, propuestas originales que dan nueva vida al género fuera de la industria hollywoodense. Veamos algunos ejemplos.

Big Bad Wolves

Película israelí que une el humor negrísimo con el suspenso y el terror. Un supuesto abusador y asesino de menores es atrapado por un ex agente de la policía, aplicando técnicas poco ortodoxas de interrogatorio para presionar a un maestro de escuela, que es el sospechoso, para que confiese sus crímenes. El interrogado niega todo el tiempo estas imputaciones, a pesar de la brutal tortura a la que se ve sometido. Otro agente de policía también se ve inmiscuido en el caso, y él empieza a dudar sobre si es en verdad el maestro el abusador. El dueto de Aharon Keshales y Navot Papushado ya había sorprendido con su predecesora Rabies, y ahora demuestran una nueva cara del cine israelí.

A Girl Walks At Home at Night

Película iraní-estadounidense sobre una vampira que acecha a sus víctimas en las calles vestida toda de negro y en patineta. Aunque la producción es estadounidense, la directora es gringa pero de ascendencia iraní, se llama Ana Lily Amirpour. Toda la película está hablada en farsí y con actores no americanos. La cinta es una especie de western de vampiros y cine negro ubicada en la ciudad ficticia de Bad City, una mezcla de Sin City con las películas western de Sergio Leone. Lo interesante son los ambientes creados por las fotografía en blanco y negro y la música, una especie de homenaje a Ennio Morricone.

Housebound

Parece que algo se está gestando en Nueva Zelanda desde hace unos años. Debido al éxito comercial de las películas de Peter Jackson, una oleada de directores nuevos están apostando por ideas frescas en el cine de género. Ésta es la historia de una casa embrujada, en la cual una  joven mujer es sentenciada a un arresto domiciliario. Debido a su mala conducta previamente un juez decide que esta joven tiene que quedarse en la casa de su madre, la cual ella dice que está encantada. La historia se desarrolla cuando un misterioso vecino se ve involucrado y el guardia de seguridad que vigila a esta chica resulta que es aficionado a los sucesos paranormales y se une para intentar encontrar la causa de estos hechos. Ópera prima del director Gerard Johnstone.

La casa del fin de los tiempos

La primera película venezolana de terror es esta cinta de fantasmas que muestra la historia de Dulce, una mujer que despierta después de haber recibido un golpe en su casa, percatándose que su esposo ha muerto y que su hijo es secuestrado por una fuerza desconocida. A ella se le atribuye la muerte y desaparición de ambos, por lo que es sentenciada a 30 años de prisión. Al salir de la cárcel, Dulce regresa a la misma casa en donde sucedieron todos esos extraños acontecimientos. Ópera prima del director Alejandro Hidalgo.

Musarañas

Película española que en México se le bautizó con el spoiler de Sangre de mi sangre, nos cuenta la historia de dos hermanas que sobreviven en un departamento en la España de los años 50. Una de ellas tiene una fobia por dejar el departamento, y no sale nunca de casa. Su otra hermana, más joven, desea salir y conocer a otras personas y llevar una vida un poco más normal. Un accidente ocurrido con un vecino empieza a complicar la situación llegando a un un desenlace fatal. Ya conocíamos el cine español de terror, con ejemplos desde las versiones zombies de [REC], hasta El orfanato. Por momentos, Musarañas nos recuerda a Misery, pero con una trama más retorcida. Otra muestra del joven cine español de género.

También checa:

– Imperdibles del cine coreano
– Cine francés hiperviolento
– El cine de Wes Anderson