Revista Chilango

Las 100 canciones que marcaron nuestras vidas

Octubre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Cimientos. 65 años del INBA: legados, donaciones y adquisiciones

Crítica Chilango


Museo del Palacio de Bellas Artes

Av. Juárez y Eje Central Lázaro Cárdenas s/n

Entre Hidalgo y Eje Central

Col. Centro De La Ciudad De México

Tel. 5521-9251 (Ext.132 y 217)

Horario

Del 11 de julio de 2011 hasta nuevo aviso

Usuarios:



Precios

  • $0 a $0
TC:

Crítica Chilango

Por Ana Leticia Carpizo González

 

La exposición Cimientos 65 años del INBA: legados, donaciones y adquisiciones, en el Palacio de Bellas Artes, muestra un recorrido por la colección del estado  –desde su fundación hasta las más recientes adquisiciones–, de enorme valía para la investigación y disfrute de las artes plásticas.

Las salas de exhibición del Palacio de Bellas Artes –que Octavio Paz narrara como un ejemplo insospechado de las relaciones entre mayonesa y arquitectura– representa esta vez a instituciones disímbolas, que prestan sus colecciones como un cúmulo de afrentas culturales, artísticas y, sobre todo, de diálogo plástico. Todas las colecciones se basan en el acervo del Instituto Nacional de Bellas Artes. Este acervo se ha conformado desde hace 65 años por donaciones, legados y adquisiciones, entre las que destacan el Fondo Pérez Escamilla y parte del acervo de Olivier Debroise.

La convivencia de paradigmas artísticos y de identidad cultural da cuenta del flujo que el INBA ha propuesto desde su fundación mediante decreto presidencial en 1947. La museografía, acoplada a los núcleos epocales, promueve interlocuciones interesantísimas entre Tamayo, Joan Miró, Francis Alÿs y Mathias Goeritz. En la Sala González Camarena se conjunta el montaje de un gabinete decimonónico, y en él destaca un afortunadísimo Félix Parra, que contrapuntea con los trazos posrevolucionarios del método Best Maugard, relación que evidencia la mirada plástica-histórica de la curadora, Ana Garduño, quien formó parte del comité de adquisiciones que el Instituto conformó del 2008 al 2010 y que da lugar a este proyecto.

La muestra envuelve una vorágine de significados institucionales y artísticos, en ocasiones un tanto endogámicos, aunque maravillosos a la vista del arte mexicano y sus influencias. Pablo Picasso, Frida Kahlo, David A. Siqueiros, Diego Rivera, José Clemente Orozco, Teresa Margolles, Wolfgang Tillmans, Rufino Tamayo, Ángel Zárraga, Adolphe René Le Févre, entre otros renombrados artistas –salvo la extrañada presencia de Leonora Carrington– encabezan el proyecto por excelencia del INBA, respaldado por sus recintos museísticos: Museo Nacional de Arte, Museo Nacional de San Carlos, Museo de Arte Carrillo Gil, Museo de Arte Moderno, Museo Nacional de la Estampa, Museo Tamayo, Laboratorio Arte Alameda, Capilla Alfonsina, Museo Mural Diego Rivera y Museo Estudio Diego Rivera, que suman esfuerzos y cooperan con bodegas y salas de exhibición para conformar este delicioso fraseado de confrontaciones, texturas y color.

Texto  
¿Te gusta?