¿En qué consiste?

Los dos asumen personalidades ficticas totalmente diferentes a las reales. Ejemplo, el hombre es el lobo feroz y ella es la Caperucita roja. O uno es el maestro y otro el precoz alumno/colegiala (donde aplica la famosísima frase de Los Simpsons: “si mira por la ventana, TABLA”… que ahora iría algo así como “si dejas de besarme, TABLA”). O uno es Bill Clinton y la otra es Monica Lewinsky (no se vale escoger a Sarah Palin). O la enfermera sexy. La imaginación es el límite.

¿Quiénes la prefieren?

Los escritores, los periodistas, los creativos, los guionistas, los actores, todos los soñadores que recrean situaciones kinky en su mente cuando están distraídos. Todos los que tengan mucha imaginación, y más ganas de divertirse.

…Pero los inconvenientes son:

Que ambos se queden estancados en el papel, o mientras estén ahí mezclen cosas de la vida real para recriminarse. El chiste es tener siempre en mente que se trata de un juego y que a partir de ese momento dejan de ser quienes siempre han sido.