¿En qué consiste?

En tener relaciones sexuales temerarios con los verdaderos expertos en la materia: todas las posiciones del universo, los tamaños adecuados (hombres y mujeres, cada uno en su especialidad), horas de aguante y una respuesta afirmativa a cualquier sugerencia o idea, por más extravagante que sea.

¿Quiénes la prefieren?

Los adictos al porno, que creen que en la vida real todo es tan bonito como en “Hooters and the Blow Job” y “Moulin Splooge”.

…Pero los inconvenientes son:

Todos. Para empezar, ¿en qué planeta, dimensión o siglo te va a pelar un actor porno? En segunda, ¿te sabes el chisme del virus del VIH que anda circulando en porno-Hollywood? Mejor ni tocar.