La gastronomía cannábica se abre paso en la ciudad🍃✨

La comida con marihuana nunca había tenido tanto sabor.

Foto: Cortesía

La comida cannábica es tendencia desde hace años en países donde el consumo de la planta está despenalizado —como Holanda o algunos estados de Estados Unidos, por ejemplo—; incluso hay restaurantes donde la marihuana es la especialidad, como Yerba (en Ámsterdam, Países Bajos) o Gracias Madre (California, EU).

En México, pese a la ilegalidad de su consumo, han surgido grupos que buscan rescatar y compartir sus propiedades culinarias, medicinales y recreativas, como un colectivo de comida cannábica fundado hace dos años Ciudad de México y que ahora tiene hasta pan de muerto.

Primero lo primero: ¿qué es la comida cannábica?

La gastronomía o comida cannábica no es solo para ponerse. De hecho, cocineros y cocineras la utilizan como un potenciador de sabores, pues piensan que produce efectos similares a los del glutamato monsódico: salivación, percepción de mayor intensidad en los sabores y aumento del apetito.

De acuerdo con información de BBC News, el investigador Giovanni Marsicano, de la Universidad de Burdeos (Francia), demostró “que el principal activo de la marihuana, el THC o tetrahidrocarbocannabirol, interviene en los receptores del lóbulo olfatorio en el cerebro, incrementando significativamente la habilidad de oler alimentos y, por lo tanto, aumentando el apetito”.

Pese a que en México el consumo y la venta de productos con cannabis está castigado por la ley —según el artículo 194 del Código Penal Federal, las penas son de entre 10 a 25 años de prisión—, la CDMX es escenario de grupos que buscan destacar las diversas propiedades de la marihuana.

Uno de los colectivos más grandes es Xochipilli, el cual se ha enfocado en comunicar los beneficios terapéuticos de la marihuana con el objetivo de erradicar mitos y prejuicios acerca de la planta. Pero hay otro más que ha metido la marihuana en la cocina con resultados deliciosos, creativos y de calidad.

Una opción de comida cannábica en México

La cannabis da un toque diferente a la comida, cual pimienta o sal, dicen los miembros de este colectivo. “Iniciar tu día con una ensalada con aceite de oliva infusionado con marihuana te cambia la vida”, dice uno de los integrantes de un club de comida cannábica de la Ciudad de México.

El grupo, que funciona solo a través de Instagram, se dedica a distribuir entre amigos diversos platillos con marihuana: desde pretzels, donas, pizza, barras de chocolates, aceites y ahora pan de muerto. “Dentro de lo posible tratamos de hacer lo correcto, somos un grupo de pachecos profesionales”, agrega el integrante del grupo —que por seguridad prefirió el anonimato— en referencia al cuidado que le ponen al cocinar.

Foto: Leonardo Pérez

También lee: ¿Por qué es inconstitucional prohibir el consumo de marihuana en México?

“Somos los primeros que nos atrevemos a hacerlo públicamente pero siempre ha existido esto —agregó—. Por ejemplo, en la prepa todos conocían a alguien que vendía comida con marihuana, pero la diferencia es que preparamos recetas más elaboradas y con todas las precauciones que se necesitan”. Y es que sin el equipo adecuado ni las precauciones necesarias (como control de temperatura e higiene), podría causar hasta botulismo.

Precauciones sobre la comida cannábica

En general, el primer paso para poder cocinar con marihuana es la descarboxilación de la planta —las hojas frescas—, que ocurre al hornearla. Después es necesario infusionarla en un compuesto graso (mantequilla o aceite) o en algún destilado para extraer el THC, la sustancia activa de la marihuana, que solo es soluble en grasas y en alcohol.

COMIDA CANNÁBICA
Foto: Cortesía

Por seguridad de sus seguidores, y dado que la marihuana aún no está despenalizada para fines recreativos en México, el club es privado y solo pueden acceder a su Instagram quienes tengan amigos en común.

Si bien la ley mexicana no ha evitado el surgimiento de este tipo de colectivos, sí ha frenado un mercado que en otros países es boyante y que incluye una variedad de productos y servicios, desde artículos de belleza elaborados con derivados de la marihuana, bebidas con cannabidol que prometen mejorar tu salud y darte energía, hasta coctelería, postres y platillos con el activo de la planta.

Por ejemplo, la industria de CBD —un derivado del cáñamo y la marihuana— ascendió a 360 millones de dólares el año pasado, según Sean Murphy, editor del Hemp Business Journal, y se espera que crezca a 1,100 mdd en 2010 y 1,800 mdd en 2022, de acuerdo con un reporte de CNN en Español.

Falta esperar qué ocurrirá en México en los próximos años.

También checa: Xochipilli, el club de consumidores de marihuana más grande del país