La comida simple y auténtica siempre será la mejor, el chef Rafael Prado lo sabe y por eso el corazón de Barolo, el restaurante del que dirige su cocina con la precisión de un reloj, tiene esa filosofía en cada uno de sus platillos, y en una interesante propuesta: ¡aprender a preparar pasta, mientras se disfruta de una copa de vino!

Foto: Mikcas®

Te puede interesar: Salazar: Un escape gastronómico con vista al Ángel de la Independencia

Aprende a preparar el mejor espagueti y más

En Barolo todo es acogedor; la iluminación es tenue y se apoya de luz de velas, lo que da la perfecta atmósfera romántica, pero también para una buena plática con los amigos. Una carta diversa, vinos y postres deliciosos, ceden su protagonismo al saber que hay una clase muy especial.

De la mano de Rafael, quien siempre se muestra sonriente, en este rinconcito de la colonia Roma Norte puedes aprender a hacer pasta rellena, así como la versión corta y larga de este platillo, como el mejor de los italianos. Prado tiene toda la experiencia, ha pasado por cocinas francesas, portuguesas e italianas.

Foto: Mikcas®

Mientras se disfruta la vista de todo el sitio porque la clase se toma en un espacio protagónico del lugar, se aprende a paso lento y sin importar que no se tenga ninguna experiencia cocinando, a hacer de cero ravioles, fagottini, tortellini, cappelletti y más con un relleno de queso taleggio, que tiene denominación de origen; así como espagueti y fetuccini.

Durante dos horas se conocerán las técnicas mejor guardadas para preparar estos platillos tan típicos, como el hecho de que la mejor harina para preparar este manjar es la 00, que está finamente molida y tiene un mayor número de proteínas. También se descubrirá la correcta manera de utilizar el rodillo de madera, al que ellos llaman matarello, y por qué la sémola funciona con las pastas largas.

Foto: Mikcas®

Con gran paciencia, Rafael detalló la mejor forma de poner la pasta en la máquina especial para extenderla, tiene una numeración que va desde el siete y hasta el uno, conforme se pasa la hoja adquiere manejabilidad y, lo más sorprendente: en algún momento será casi transparente.

La actitud, como en todo en la vida, es importante, por eso debes estar relajado, feliz y disfrutar al máximo la enseñanza. Eso es un gran reto al momento de darle la tradicional forma que tiene cada tipo de pasta, pero es un deleite intentarlo varias veces. No dejar de reír es el secreto.

Foto: Mikcas®

La clase de pasta en Barolo con Prado tiene un costo normal de $1,500 pesos, pero para que se convierta en el mejor regalo de Día de San Valentín, bajó su precio a $1,300. La experiencia de sentirte todo un chef consumado bien lo vale y lo mejor es que toda la pasta que haces te la puedes llevar a casa.

Para pasarlo de lo mejor no te comerás tus creaciones en el momento. No por el riesgo de que hayan quedado mal, sino porque también sabrás, de voz del experto, que lo mejor es permitir que la pasta tenga un proceso de reposo antes de cocinarla para llevarla al plato.

Foto: Mikcas®

Un menú diferente

Durante la reunión con Chilango, Rafael enfatizó que en Barolo “hacemos cosas diferentes”. Por eso en su menú se puede encontrar lo más clásico como rigatoni all'arrabbiata e stracciatella, así como ¡lengua! y calamares fritos con un curry francés, al que se le pone limón asado.

Hay boquerones con un toque mexicano con una mezcla de chiles, puestos sobre un mojo perejil, al que le agregan ajo y aceite de oliva. Así se vive esta experiencia, en la que podrás probar lo mejor de la casa si tomas la clase porque incluye una entrada, una pasta corta, una larga, postre y una copa de vino o un coctel.

Foto: Cortesía

Clases de pasta en Barolo

Dónde: Cda. Orizaba 203, Roma Norte, Cuauhtémoc.

Horarios: El restaurante está abierto martes y miércoles, 13:30 a 22:00 horas; jueves a sábado, 13:30 a 00:00 horas, y domingo, 13:30 a 20:00 horas. Las clases son martes, miércoles y jueves, 14:00 o 19:00 horas (previa reserva y cupo limitado).

Costo: $1,500 (incluye entrada, pasta corta, pasta larga, postre y copa de vino o un coctel). Por el Día de San Valentín $1,300 si reservas antes del 14 de febrero, aunque tu clase sea después.

IG: @barolo.rest

Si buscas qué hacer en CDMX, suscríbete a nuestro newsletter.