Nueva Constitución de la CDMX: ¿cómo cambiará la vida de los chilangos?

Nueva constitución de la CDMX
Foto: Cuartoscuro

La capital es de los chilangos o, dicho de otra forma, «la ciudad pertenece a sus habitantes». Esta frase aparece en el preámbulo de la nueva Constitución de la CDMX, la cual está lista desde el 5 de febrero de 2017, aunque ha hecho ruido desde 2016, pero apenas entrará en vigor este septiembre.

El documento es largo –en total tiene 71 artículos, divididos en ocho títulos–, pero incluye puntos importantes para los chilangos: desde nuevos derechos hasta modificaciones en las delegaciones y la planeación urbana. Aquí te decimos cuáles son los cambios que más impactarán la vida en la ciudad.

¿Qué dice la nueva Constitución de la CDMX?

1. Tendremos nuevos derechos individuales

Una de las premisas de la nueva Constitución de la CDMX es que no se perdería ninguno de las derechos ya ganados, si no que se agregarán nuevos. Entre éstos se incluyen: derecho a la autodeterminación personal (es decir, al libre desarrollo de una personalidad y a una muerte digna); derecho a la vida digna (que permita alcanzar una justa distribución de la riqueza y del ingreso entre personas); derecho al agua (de calidad para el uso personal y doméstico) y derecho a la salud (que permitirá el uso médico y terapéutico de la cannabis sativa, índica, americana o mariguana y sus derivados).

2. También habrá nuevos derechos para las minorías

En la nueva Constitución de la CDMX se agregaron derechos para víctimas, migrantes, enfermos, trabajadores no asalariados y más. Destaca el derecho al cuidado, enfocado a las personas en situación de dependencia por enfermedad, discapacidad, ciclo vital, especialmente en la infancia y la vejez. También los derechos para: víctimas de violaciones a los derechos humanos (para que las autoridades adopten medidas para su atención integral), personas en situación de calle (se impiden acciones de reclusión, desplazamiento forzado, tratamiento de rehabilitación, internamiento en instituciones sin su autorización), personas trabajadoras no asalariadas (para poseer una identidad formal, asociarse para defender sus intereses o recibir capacitación) y migrantes (tendrán la protección de la ley y no serán criminalizadas por su condición).

3. Con la nueva Constitución de la CDMX ya no habrá delegaciones ni jefes delegaciones

No sólo cambiará el nombre de estas figuras –ahora serán demarcaciones y alcaldes–, sino que podrían agregarse nuevas demarcaciones (además de las 16 que existen ahora) y los alcaldes podrán reelegirse para un segundo periodo.

4. Cambiarán las reglas de la planeación urbana

En teoría se utilizarán mejor los recursos de la ciudad para «preservar un hábitat adecuado para las personas y todos los seres vivos». Se considerará, por ejemplo: la gestión del agua (para garantizar su disposición diaria), la regulación del suelo (para reducir el impacto ecológico) y la infraestructura física y tecnológica (la ciudad deberá contar con la infraestructura de tecnologías que garantice la transferencia, el almacenamiento, el procesamiento de información).