La CDMX tendrá un registro de víctimas y un fondo para su atención

A partir del 20 de febrero, quienes hayan sufrido delitos y violaciones a derechos humanos contarán con una Ley de Víctimas que los protege.

Aprobada en diciembre de 2017 por la Asamblea Legislativa y publicada este lunes 19 de febrero en la Gaceta Oficial, sustituye a la Ley de Atención y Apoyo a las Víctimas del Delito para el Distrito Federal y garantizará el derecho a la asistencia, protección, atención, verdad, justicia, reparación integral del daño y no revictimización.

Entre las diferencias entre amas leyes, la nueva legislación propone un modelo de atención integral «preventivo transformador» que brindará gratuitamente atención médica, psicológica, social, jurídica, psicofísica, de reparación y acceso a programas y servicios sociales a largo plazo, en lugar del modelo reactivo que operaba solo de manera inmediata en la versión anterior.

Te puede interesar: El calvario de hablar náhuatl y acceder a la justicia

Una característica de la Ley de Víctimas es que contará con suficiencia económica, a través del Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral de la CDMX al que cada año se le asignará un monto del presupuesto de la ciudad y se complementará con el pago de multas y reparación de daños.

También se formará un Sistema de Atención Integral para coordinar y formular políticas públicas, además de una Comisión que facilitará la colaboración entre diferentes dependencias y coordinará el Registro de Víctimas de la Ciudad de México como un mecanismo que facilite y supervise el acceso a los servicios y procedimientos que establece la Ley de Víctimas.

La condición de víctima será determinada por un juez, órganos jurisdiccionales internacionales a los que México les reconozca competencia y la propia Comisión basados en información de Ministerios Públicos y organismos de derechos humanos locales. De dicho reconocimiento dependerá  el acceso a la reparación integral.

Te puede interesar: Prepara el paraguas, habrá lluvia ligera en la CDMX

Entre los pendientes de la aprobada Ley de Víctimas están la publicación de su reglamento, la cual le corresponde al jefe de Gobierno, y el que la Asamblea Legislativa realice las adecuaciones normativas a otras legislaciones para su armonización; además de nombrar un titular de la Comisión de Víctimas en un plazo no mayor a 120 días naturales.