El genio tras Monsters University

Adam Burke nos habla de la magia de Pixar

Adam Burke, líder en el departamento de animación de multitudes, visitó México hace un par de semanas para hablarnos acerca del trabajo que se realiza en Disney Pixar (expertos en crear personajes e historias entrañables) y de todo lo que hubo detrás de la realización de la película de Monsters University, que se estrena este viernes en México.

Adam hizo una demostración de su trabajo y explicó el desarrollo que ha habido en el campo de la animación en estos años. Mostró el software de multitudes que usan en los estudios Pixar y explicó el proceso que hay detrás de las escenas más complejas en Monsters University. También dibujó en unos segundos a dos personajes en papel perforado, el mismo que se usa para hacer animación tradicional.

Adam viene del mundo de la animación 2D, ha trabajado en películas como Iron Giant y Camino hacia El Dorado. Adam trabajó con el director Brad Bird en Iron Giant y en Los Increíbles, ésta última una de las películas icónicas de Pixar, la cual llevó a Bird a dirigir la última entrega de Misión Imposible. Para Adam “trabajar con Brad fue una experiencia única. Brad y Dan Scanlon (Monsters University) tienen muy distintas sensibilidades, diferentes estilos, ambas experiencias fueron muy gratificantes.

Mi primera película trabajando con Brad fue Iron Giant y fue un punto muy importante en mi vida, crecí mucho como artista en esa película. Trabajar en Monsters University con Dan Scanlon fue emocionante también, ya que fue su primera película como director en largometraje. Él estaba yendo a la escuela también, aprendiendo la forma de hacer las películas que tiene Pixar, que él no sabía por completo. Trabajando ahí, siempre vas a encontrar personas que te van a ayudar en el camino”.

Durante su visita también nos contó sobre su proceso como artista y de su papel dentro del equipo de trabajo de Pixar: “Es un proceso muy difícil”, nos comenta Adam, “Especialmente cuando hacemos historias originales y no adaptaciones”. 

Pixar es conocida como el Santo Grial de la creación de historias, pero para Adam esto tiene consecuencias: “Le damos mucha atención a lo que hacemos, pero cometemos muchos errores durante el camino. Cada película de Pixar tiene uno o dos momentos de crisis, porque hacer este tipo de películas no es sencillo”.

La parte más importante es la historia, independientemente de los recursos técnicos. Pareciera que existe un “modo Pixar” de narrar: “No sé si haya un modo específico de contar las historias de la manera Pixar, pero sé que las historias que nos gusta ver y hacer son las que permiten a la audiencia conectarse con una emoción o sentimiento que se puedan identificar. Hacer eso ha hecho que nuestras películas sean reconocidas de manera amplia y estamos muy agradecidos con eso”.

Antes de entrar a Pixar, Adam trabajó haciendo animación tradicional, un paso complejo y distinto al mundo de la animación por computadora. “No soy muy capaz técnicamente y siempre tengo que trabajar más duro para sobreponerme. Un poco como Mike Wazoski, que tiene que compensar su tamaño y por no ser suficientemente espantoso. Me siento más cómodo en la parte creativa y de actuación de la animación. Lo increíble de trabajar en Pixar es que estás rodeado de gente que es muy inteligente, muy creativa y que te apoya mucho, lo que hace que me sienta más cómodo usando la computadora, como cuando usaba papel y lápiz”.

Le preguntamos a Adam qué opinaba del futuro del cine animado, nos comentó que no estaba seguro “pero sé que en Pixar la tecnología crece junto con la imaginación de la gente y del tipo de historias que quieren contar. Los cambios vendrán de las ideas y del tipo de historias que los realizadores quieran contar, a lo mejor innovando o buscando nuevas posibilidades para usar la animación para contar historias interesantes. Usualmente, el arte guiará a la tecnología y la tecnología inspirirá a los artistas a ver lo que viene y ese ciclo progresivo, es el que hace que avance el medio”.

59635Nos maravilló con la magia de Pixar
Nos maravilló con la magia de Pixar