Si con Plácido el cineasta español Luis G. Berlanga puso el dedo en la llaga, con El verdugo despertó la furia en pleno de la censura. Presentado en Venecia en 1963,…