Ésta es la historia del Patito Feo y su madre, Ratso, que más bien es su padre. Bueno, para ser sinceros, tampoco es su padre: sucede que la pobre rata pasaba por ahí…