Seguramente has visto en tus redes sociales algunas peleas con anti-vacunas o escuchado argumentos de los llamados anti-vaxxers, o incluso actrices y gente de la farándula diciendo abiertamente que prefieren no vacunarse o vacunar a sus hijos. Pero, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) las vacunas han sido el mayor avance contra las enfermedades en la historia de la humanidad. Sin embargo, actualmente, la desinformación ha causado que gente decida no vacunarse por temor a la probabilidad de tener efectos secundarios negativos contra la salud tras una vacuna contra cualquier enfermedad.

Independientemente de la vacuna contra el COVID-19, hay otras que son necesarias aplicarse, principalmente en temporada de frío. Y si aún te queda duda por algunas fake news o por comentarios que has escuchado. Aquí te van unas razones para hacerlo. Además, resolvemos algunas dudas de los mitos y verdades de las vacunas que debes aplicarte en invierno para prevenir contagios de enfermedades comunes de esta temporada.

Las vacunas contienen partes del virus, pero no significa que te enfermen

Algo que seguido nos preguntamos, o que pocas veces entendemos es si las vacunas contienen una parte de la enfermedad para inmunizar. De acuerdo con la serie de la OMS, “Las vacunas explicadas”, contienen fragmentos minúsculos del organismo causante de la enfermedad, o las ‘instrucciones’ para hacer esos fragmentos. Asimismo, contienen otros ingredientes para mantener la seguridad y la eficacia de la vacuna. Estos últimos se incluyen en la mayoría de las vacunas y se han utilizado en miles de millones de dosis de vacunas.

Es decir, cuando nos vacunamos, por ejemplo, contra la influenza, contiene virus de

influenza muertos o partes de ellos, que no pueden causar enfermedad.

No solamente los niños tienen que vacunarse

Es un mito muy grande que las vacunas solo sean parte de la salud de las y los morritos, también los adolescentes, adultos y adultos mayores, necesitan para prevenir ciertas enfermedades. Por ejemplo, algo que mucha gente no sabe es que los adolescentes pueden portar bacterias sin desarrollar enfermedades, como meningococo, la bacteria que causa la meningitis meningocócica.

Por eso es esencial vacunarlos, no solo para su protección individual, sino también para disminuir la circulación de la enfermedad. Algunas vacunas esenciales para adultos, entre ellas, contra la influenza, virus del papiloma humano (VPH), el toxoide tetánico, tos ferina, y otras dependiendo la edad.

Las vacunas necesitan diferentes dosis o refuerzos cada ciertos años

Cada componente de una vacuna cumple una finalidad específica, y cada ingrediente se somete a diversas pruebas durante el proceso de fabricación. En ese proceso se verifica la seguridad de todos los ingredientes para así poder aplicarla y distribuirla, además de su efectividad. Por lo mismo, cada vacuna es distinta en su elaboración y especificaciones.

Hay ciertas vacunas que se aplican en dos dosis, incluso tres, o que necesitan refuerzo anual debido a que la protección de la vacunación disminuye con el tiempo. Y los virus cambian constantemente, por lo que la composición de la vacuna se actualiza cada año.

Todas estas especificaciones, lugares para vacunarte, y más información acerca de las vacunas puedes encontrarla en https://mundovacunas.com/

CONSULTE A SU MÉDICO

No. de autorización.213300201B3502

CONTENIDO HECHO EN COLABORACIÓN CON GSK.