Cerveza y postre

El maridaje ideal

iStock

Te parecerá raro, pero la cerveza y los postres son una de las combinaciones más perfectas que existen. Los matices caramelizados, frutales y hasta achocolatados de las cervezas, combinados con el postre correcto, logran crear una deliciosa combinación de sabor. (De hecho, algunas cervezas mexicanas ya incluyen soluciones de maridaje en sus etiquetas y empaques).

Aunque maridar un postre con cerveza pudiera parecer algo sencillo, hay una regla de oro que siempre deberás seguir para evitar que tu combinación pierda balance y que el resultado final sea desastroso: elige una cerveza que sea tan dulce como el postre que comerás. El azúcar del postre afectará tu percepción de la misma, así que si el postre es más dulce que la cerveza, esta te sabrá seca y agria.

Tomando esto en cuenta, te presentamos algunas recomendaciones de maridajes de postres con diferentes grados de dulzura y la cerveza ideal para acompañarlos.

Postres con base de chocolate

Las cervezas perfectas para combinar un postre a base de chocolate son las Porter y las Stouts. Sin embargo, no hay que olvidar la regla de oro. Algunas de las Stouts secas de estilo irlandesas no son buenas opciones para maridar un postre. Si lo que buscas es un maridaje un poco diferente, te recomendamos combinar tu postre con cervezas con visos de frutas y caramelo, ya que complementan el chocolate a la perfección.  La cerveza alemana estilo Doppelbock es una excelente opción, ya que mantiene el balance sin un alto grado de alcohol.

Postres a base de frutas

El mejor amigo de este tipo de postres es la levadura, ya que algunas de sus cepas ofrecen una gran cantidad de sabores frutales que conectan la cerveza y la comida a la perfección. Las Ales inglesas y las Dunkelweizens son un magnífico complemente para postres no tan dulces como el pay de manzana. Una Ale un poco más agria marida a la perfección con un panna cotta con mermelada. Finalmente, si el postre está hecho a base de frutas secas como las nueces y las pasas, una cerveza ámbar sería la mejor opción. Por supuesto, siempre están las cervezas con sabores frutales, las cuales son ideales para los postres a base de limón.

Postres a base de caramelo y dulce de leche

Éstos son el tipo de postres más complicados de maridar, ya que generalmente son muy dulces. Sin embargo, no es imposible. Las cervezas dulces son una apuesta segura, especialmente si la misma trae consigo un sabor profundo y complejo que hace que el maridaje se vuelva interesante. Una cerveza de barril estilo Harvest Ale o una Barleywine inglesa son excelentes opciones para este tipo de combinaciones.

¡Así que te lo dejamos de tarea! Aunque la información anterior es una muy buena guía, cada cerveza y cada postre tienen un nivel de dulzura diferente que hace de los maridajes algo muy emocionante. La clave está en probar las diferentes variedades y descubrir cuál es la mezcla de sabor que mejor combina para ti. ¡El maridaje ideal puede estar en la puerta de la esquina esperando a que lo descubras!

¿Te quedaste con ganas de más? Checa:

La cerveza: un invento femenino

Recetas hechas con chela

5 razones para invitar a tu date a chelear

Buenos amigos: queso y cerveza