Conoce La Peda de a 3 pesos, un novedoso concepto de fiesta en un nuevo foro de la ciudad: Sala Veneno, donde se mezcla la cultura urbana con coctelería y bebidas a precios muy económicos.

La peda de a 3 pesos: puro rap, trap y tragos baratos en la Obrera

LA PEDA DE A 3 PESOS
Foto: Cuartoscuro

La vida nocturna de la ciudad cada vez nos ofrece nuevas y mejores alternativas para agarrar la fiesta de una forma diferente, desde bares secretos —mejor conocidos como speakeasys—, hasta bares underground, donde lo más importante es pagar poco dinero y pasarla bien y bonito, opciones perfectas para olvidarnos de los antros que duplican el precio de las bebidas o cobran cover por fiestas que no ofrecen nada novedoso.

Ahora, para hacer más rendidoras tus quincenas y ofreciendo fiestas rifadasm, ha llegado a la ciudad La peda de a 3 pesos, una fiesta organizada por el OA Colectivo y Sala Veneno, el nuevo bar del Centro Histórico. LA PEDA DE A 3 PESOS

Foto: Facebook OA Colectivo

También puedes leer: Las Mamilas te reta a beber todas las caguamas que puedas por $100

Qué hay en la peda de a 3 pesos

En estas fiestas podrás encontrar toda la oferta coctelera que abundaba en tus fiestas de preparatoria: aguas locas, coctelitos con el buen Tonayan, cervezas (¡a solo $15!), caguamas; para los más fifís, habrá ron, vodka, whiskey o tequila.

Las fiestas son organizadas por Sala Veneno, ubicado en donde antes estaba Salón Bolívar. Este nuevo foro es un nuevo espacio dedicado a la cultura del trap y rap, géneros musicales que de a poco se adueñan del gusto popular de los chilangos.

La primera fiesta será el 9 de agosto, pero según nos comentan miembros de Sala Veneno, promete volverse toda una tradición del bar y realizarse cada 15 días. De igual forma prometen traer a grandes exponentes de trap y rap a la ciudad, así como organizar noches de ‘microabierto’ para los amantes del freestyle.

La peda de a 3 pesos

Dónde: Simón Bolívar 283, Col. Obrera
Cuándo: 9 de agosto de 13:00 a 03:00
Costo: entrada libre

También puedes leer: Mi bar me respalda, una oda a los bares cutre