Pacientes con VIH luchan contra el virus y el desabasto de medicamentos

Desabasto de medicamentos
FOTO: ARCHIVO CUARTOSCURO

Los personas portadoras de VIH se enfrentan a la incertidumbre de su salud tras sufrir un desabasto de medicamentos

A Flor Nájera le diagnosticaron VIH en 1996, cuando a sus 44 años recibió una dura sentencia: le quedan dos años de vida, le dijo el doctor. A 23 años del diagnóstico, la mujer ha podido alargar su pronóstico de vida; sin embargo, otra vez corre peligro, pues desde hace dos meses ha disminuido el abasto de antirretrovirales en el ISSSTE.

Con frases como “Queremos vivir, pero sin medicamentos nos dejas morir” y “la corrupción del ISSSTE nos mata”, integrantes del Movimiento Mexicano de Ciudadanía Positiva A.C. y del Movimiento Nacional de Lucha contra el VIH se han manifestado desde mayo pasado en diversos puntos de la Ciudad de México en contra del desabasto de medicamentos antirretrovirales.

Los manifestantes argumentan que en los últimos seis meses han sufrido para conseguir Darunavir, en su presentación de 600 gramos, que se les receta a personas que tienen el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) desde hace más de 20 años, mejor conocidos como “pacientes multitratados” o “en rescate”.

“No podemos retroceder en el tratamiento. No nos pueden dar (medicamentos o Darunavir) de 400 gramos, solo porque es más barato y accesible. Eso nos mataría”, señaló Flor en entrevista para Chilango.

“Dios me mandó ese diagnóstico porque tengo una misión en la vida: ayudar a los demás, a quienes también tienen el virus. Siempre les digo: ‘a mí también me pasó, tengo 23 años viviendo así, no te vas a morir’ (…) excepto si no sigues el tratamiento adecuado. En ese caso no podemos tener mucha esperanza”, lamenta Flor.

Para luchar contra los mitos sociales, la desinformación y la corrupción en el abasto de medicamentos, Flor Nájera fundó la asociación civil Movimiento Mexicano de Ciudadanía Positiva junto con Georgina Gutiérrez en 2008.

Actualmente es representante de esta organización en el hospital Lic. Adolfo López Mateos, del ISSSTE, donde hay al menos 50 personas que requieren este medicamento, que deben tomar cada 12 horas. “En las farmacias particulares el frasco para un mes cuesta 13 mil pesos, pero por parte del sector salud son totalmente gratuitos. Por eso protestamos, porque no podemos pagarlos por nuestra cuenta”, comentó Flor.

El pasado 13 de junio, un grupo de personas protestó durante más de 12 horas afuera de las oficinas centrales del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), interrumpiendo la circulación en la avenida Insurgentes, a la altura de Buenavista, con el propósito de negociar con los directivos. “A ustedes sí los pueden escuchar, a nosotros no”, sugirió la activista a los funcionarios de este instituto de salud pública.

Efectos de la sustitución y del desabasto de medicamentos

Durante la primera semana de mayo, los integrantes del movimiento fundado por Flor denunciaron públicamente que la Secretaría de Salud pretendía cambiar los medicamentos por fármacos más baratos y de menor gramaje, por lo que intentaron contactar a directivos del ISSSTE en busca de una solución; no obstante, un mes después nadie les daba respuesta. “Por eso tuvimos que salir a hacer un desmadre, a cerrar las calles, porque cuando tienes VIH, si no tomas el medicamento te mueres”, comentó Georgina Gutiérrez.

De acuerdo con los testimonios de diversos pacientes, quienes prefirieron mantenerse en el anonimato, los efectos de no tomar el medicamento impactan fuertemente en el sistema inmunológico. Como el caso de Humberto N, quien tiene VIH desde hace más de 15 años: “Son terribles los medicamentos de baja calidad. Te los tomas y sientes cómo te vas debilitando. Se te acaba la energía muy rápido. No tienes ánimo para nada. He llegado a vomitar y se me cae el cabello. Me la paso dormido todo el tiempo”.

Te recomendamos: El mercado libre de medicamentos

Mariana lleva cuatro años tomando Darunavir de 600 gramos, uno de los medicamentos más fuertes para disminuir la carga viral de esta enfermedad y aumentar la concentración de células CD (Cúmulos de diferenciación) en el organismo.

Durante la segunda semana de mayo, a ella le ofrecieron la presentación de 400 gramos. “No lo acepté porque sabía que traería consecuencias a mi organismo, sobre todo, echaría a perder todo el avance que logrado en 10 años”, confesó. “Tuve que comprar los medicamentos por mi cuenta”, agregó.

Ante ese panorama, los integrantes de Movimiento Mexicano de Ciudadanía Positiva tuvieron que abastecerse de los medicamentos compartidos por otras asociaciones civiles. “Si no nos hubieran ayudado ya no estaríamos aquí”, dice Flor.

La activista agregó que, tras elaborar un estudio en 11 países, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un comunicado el 20 de julio de 2017, en el que pidió actuar contra la amenaza de la resistencia del VIH a los fármacos, pues “aparece cuando los pacientes no cumplen con el tratamiento prescrito, a menudo porque no disponen de un acceso regular a servicios de atención y tratamiento de calidad contra esta infección”.

“Esta resistencia a los fármacos fortalece el virus y los pacientes tienen más probabilidades de morir”, detalló Flor, quien ya es especialista en el tema. “Desde que me diagnosticaron este virus, yo me he dedicado a informarme sobre los tratamientos, sobre cómo afecta al organismo, incluso, los primeros años acudí hasta con brujos. Era una época donde se creía que solo las prostitutas y los gays eran portadores. Desde entonces decidí buscar toda la información para mejorar mi calidad de vida”, explicó.

Problema de abastecimiento

Georgina Gutiérrez, directora del Movimiento Mexicano de Ciudadanía Positiva, comentó en entrevista con Chilango que “el principal problema del abastecimiento de medicamentos surgió hace dos meses por el aumento de precios, pues las empresas farmacéuticas que se encargan de vendérselos al gobierno querían llegar a un nuevo acuerdo. Sin embargo, gracias a las compras consolidadas se mantuvieron en su precio”.

“En un principio pensamos que se trataba de un problema de corrupción. Pero luego nos explicaron que la administración anterior no dejó presupuesto para nada. El personal del ISSSTE nos confesó que se llevaron hasta las computadoras”, señaló la activista. “Este problema realmente lo ocasionaron las farmacéuticas, pues hasta en las farmacias particulares hay desabasto”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció –en su conferencia matutina del 23 de mayo pasado– que sí existe desabasto de medicamentos generales en todo el país a causa de la corrupción, pero no de su gobierno sino de los anteriores. “Se está ventilando el asunto. Antes no se decía nada. No es que no se estén comprando las medicinas, es que se están revisando contratos que se hicieron con empresas”, aclaró.

Cuatro días después, el mandatario agregó que el desabasto de medicinas también se debe al chantaje de los proveedores: “Quieren jugar a las vencidas. Hay una campaña diciendo que no hay medicamentos (…) porque quieren obligarnos, presionarnos para que les compremos a los mismos que, de manera arbitraria, dan caras las medicinas. (…) Se malversaban hasta 90 mil millones de pesos. No nos vamos a dejar chantajear por los corruptos”.

El secretario de Salud, Jorge Alcocer, adelantó que ya son 22 estados de la República los que tienen convenios para comprar medicamentos a través de las compras consolidadas, una estrategia que permite adquirir más con menos dinero y abrir licitaciones a nuevos proveedores internacionales, pues México era el único país en América Latina que compraba hasta 20% más caros los medicamentos.

Estas declaraciones se dieron luego de que Raquel Buenrostro Sánchez, titular de la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), culpó a las farmacéuticas de no querer vender sus productos debido al cambio en el modelo de compra pública. Y es que 80% de los contratos del sexenio pasado no hubo licitación, sino que fue adjudicación directa.

No obstante, la licitación programada para este lunes se pospuso por tercera ocasión por fallas el fin de semana en CompraNet (plataforma de compras del gobierno) y se llevará a cabo el martes 25 de junio, señaló la Oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Raquel Buenrostro Sánchez.

También puedes leer: “Yo era el marica”, así viven los trans en la CDMX

En tanto, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, anunció que su gobierno se encargará de la distribución de medicamentos para así romper con complicidades de corrupción, ya que estaba privatizada la distribución a hospitales y centros de salud. La medida, dijo la Jefa de Gobierno, permitirá ahorrar cerca de 200 millones de pesos al año.

Sheinbaum Pardo, quien culpó a Miguel Ángel Mancera de haber tenido complicidad en la distribución de medicamentos cuando estuvo en su cargo, firmó a inicios de abril el Convenio de Federalización de Recursos para Compra de Medicamentos, con el cual se comprará 90% de los medicamentos de la capital en procesos federales, como las compras consolidadas.

“Estaba privatizada la distribución de medicamentos. Estamos en el proceso para que sea el propio gobierno de la Ciudad, a través de la Secretaría de Salud, quien distribuya los medicamentos”, explicó.

Chilango intentó contactar a personal del ISSSTE y de la Secretaría de Salud para que explicaran el desabasto; sin embargo, no hubo respuesta.

Acuerdos

El pasado martes 18 de junio, representantes de asociaciones civiles se reunieron con funcionarios del sector salud y directivos del ISSSTE para solucionar el desabasto y conciliar acciones.

“Logramos varios acuerdos luego de manifestarnos el jueves 13 de junio, pues un día después un compañero por fin había obtenido su medicamento, luego de haberlo solicitado durante meses. Un acuerdo muy importante fue la autorización de más presupuesto para la compra de más medicamentos antirretrovirales en los próximos meses”, indicó Flor Nájera.

Ese mismo 13 de junio, la Secretaría de Salud anunció la actualización de la Guía de Manejo de Antirretrovirales en Adultos que viven con Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), y Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). Dicha secretaría abastece de medicamento a 95 mil personas de un total de 160 mil en México, el resto lo hacen el ISSSTE y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Con la nueva guía para atender a los adultos con VIH, el secretario de Salud federal y el Consejo Nacional para la Prevención y el Control del Sida (Conasida) afirmaron que se garantizará el abasto sostenido, que no habrá interrupción de tratamientos y se comprarán medicamentos más efectivos, como el Darunavir 600.

Este acuerdo fue aplaudido por los representantes de diversas asociaciones civiles, como Flor Nájera, quien aseguró que no se rendirán. “Esta lucha la tenemos que seguir, tanto con nosotros mismos como con las instituciones, porque nuestra vida depende de estos medicamentos, y no vamos a bajar la guardia”.