Ocho años encantado

En esta hamburguesería suceden cosas especiales
Foto: Vikingo's

Hace poco encontré a un viejo amigo a quien no veía desde hacía tiempo. Me contó que gracias a mí encontró su hamburguesa favorita, en un restaurante mío. “¿Mío?” —pregunté—, yo no tengo restaurante, solo busco y gasto”. Él se refería a L’Encanto de Lola, un restaurancito en el mero centro de San Ángel que ha estado en mi top 5 durante varios años. Aproveché este encuentro y su cumpleaños número ocho para volver a comer su hamburguesa.

La famosa Lola Burger (Cadillac style) es un portento: 250 gramos de short rib molida con tocino y salsa de queso gorgonzola y amarillo. El pan es brioche (horneado allí mismo), grandote para que aguante el embate de la carne.

Tarda en llegar pero la espera es bien mitigada con una entrada de su menú pop. Todo en el lugar y su carta es juguetón, girlie, culturoso y agradable.

En realidad es una tortería, aunque poco a poco han incorporado otros platillos. La hamburguesa ya es estrella y en cuanto das la primera mordida entiendes por qué: el balance de la carne-pan-queso y complementos es casi perfecto. Todos los elementos encuentran su lugar en el paladar. La carne reina pero también se siente el ahumado del tocino, el sabor rico del gorgonzola, la lechuga, el jitomate y los pepinillos. Además, a pesar de su tamaño generoso, mantiene su integridad con muy buena cocción y cohesión del pattie de carne.

Siempre ha estado entre mis favoritas y con justa razón. Quizá los únicos puntos en contra es que: 1) Está cara. Aunque si pongo todo en la balanza puede que solo sea apreciación mía —sobre todo porque los precios en general han dado un brinco importante últimamente—. 2) Esta hamburguesa es de contentillo: hay días en que sabe mejor y otros en los que no es tan portentosa. 3) Quizá es demasiado grande. Es raro que a mí me parezca enorme una burger pero en este caso siento que sus más de 200 gramos pueden jugar en su contra: la hacen difícil de manejar y de comer. Además de que es una bomba.

A pesar de todo, el sabor gana y ocho años lo comprueban. Ojalá cumplan muchos años más. ¡Y ojalá fuera mi restaurante! Sería muy feliz. Pero por lo menos regreso cada vez que puedo y lo invito a que se dé una vuelta pronto.

Dónde: Amargura 14, Col. San Ángel

IG: @encantodelola

Cuánto: $ promedio: $250

También puedes leer otras columnas de Marcello Lara “Burgerman”

Las opiniones expresadas por nuestros nuestros columnistas reflejan el punto de vista del autor, que no necesariamente coincide con la línea editorial ni la postura de Chilango.

 

Marcello Lara
Chihuahuense de nacimiento, Marcello Lara radica, desde el siglo pasado, en Coyoacán (Ciudad de México). Licenciado en Comunicación por la Universidad Iberoamericana, campus DF, tiene hasta la fecha, 3 carreras paralelas, concomitantes a veces, separadas generalmente. Por un lado existe Marcelo Lara, músico: guitarrista de Moderatto. Existe también Marcelo Lara, ejecutivo disquero en su propia compañía, DeGira . Y también Marcello Lara, experto en hamburguesas: Burgerman.