Moonchild hizo temblar las rocas del Anahuacalli

Disfrutamos de la filosa y monstruosa voz de Patton

Cortesía

Corta pero estruendosa, vorazmente cautivadora y desgarradadora fue la presentación de Moonchild en el mítico museo Anahuacalli.

Bastaron alrededor de 65 minutos para hipnotizar a las cerca de 3000 almas que se congregaron en el recinto de Coyoacán para no sólo admirar, sino para deleitarse los oídos con la “filosa y monstruosa” voz de Patton.

Trevor Dunn en el bajo, John Medeski en el órgano y efectos especiales, Mike Patton en la gutural voz y Joey Baron en la bataca hicieron retumbar las milenarias y poderosas piedras del Anahuacalli.

Al rededor de las 21:15 horas dio inicio el recital cosmológico, donde el gran protagonista fue el disco que vinieron a presentar a la Ciudad de México: “Templi Secretum”.

“Evocation of Baphomet”, “Murder of the Magicians”, “Prophetic Souls”, “Libera Me”, “A Second”, “Sanctuary”, “Recordatio”, fueron las canciones que interpretaron una a una.

Casi una decena de rolas fue lo que ofreció Moonchild, algunas improvisaciones mezcladas con el Jazz y el Progresivo, fieles a su estilo y otras piezas que permitieron conocer el grado de barítono con el que Mike también sabe y domina para relatar la historia de aquellos Caballeros Templarios, excomulgados por el Papa Clemente V.

Justo cuando parecía que se bajaba el telón, John Zorn salió a dirigir “Secret Ceremony” y deleitaron con un gran final, o al menos la agrupación lo creyó, porque el rostro de todos los congregados parecía consternado por el poco tiempo del encanto.

Y cuando ya no se esperaba nada y los instrumentos de la banda empezaron a ser retirados, el público entendió el mensaje y partió.

Tal vez el frío en el DF o la gran carga de energía que derrochan estos músicos ya no da para una presentación más extensa, pero la de de Moonchild en México dio el banderazo de salida del BESTIA Festival, evento que este 2013 celebra con una serie de conciertos el 60 Aniversario de John Zorn.