Giorgio Moroder, un vaivén de emociones y música electrónica

De Blondie y Donna Summer, a Calvin Harris y David Guetta

Verónica Chávez Aldaco

Jorge está al pie de la valla de contención del escenario del Pabellón Cuervo, trae su playera de Giorgio Moroder, está cantando, le hace señas al dj italiano, se toma selfies, graba videos. Tiene 59 años y Giorgio es su máximo ídolo en la música.

Es la primera vez que lo ve y comienza a guardar varios momentos favoritos durante la noche, mientras la leyenda de la música disco, aquel al que se le ocurrió meterle efectos de sintetizador a la corriente sonora de los años 70, se desvive mezclando.

 

#GiorgioMoroder #musica #mexico #mexicocity #moroder #pabelloncuervo #music #disco #electro #electronica #cdmx

A post shared by Dulce Vero (@dulce_veros) onFeb 24, 2017 at 7:00am PST

Ahí arriba está Giorgio, con su pelo entrecano, con menos energía que hace casi cuatro años cuando lo vimos en el Corona Capital, pero igual de emocionado por poder recibir la vibra de un público que intercala generaciones con sus 20, 30, 40, 50 y 60’s.

Lo mismo hace él con sus tornamesas. Va y viene entre los recuerdos de Donna Summer y ‘On the radio’, de Blondie y ‘Call me’, de su Oscar con ‘Take my breath away’ de Berlín, y su alabanza por lo contemporáneo con ‘Play hard’ de David Guetta, ‘How deep is your love’ y ‘This is what you came for’ de Calvin Harris, y su último disco ‘Déjà vu’, con temas interpretados por Kylie Minogue y Sia.

Todos están extasiados, no hay pies que no se muevan aunque estén en el área VIP o en las monas estaciones de venta de bebidas en el Pabellón, recién remodelado, al momento en que un grito general enaltece a Giorgio cuando cuenta su historia con Daft Punk y la creación de ‘Giorgio by Moroder’.

Solo falta la bola disco y todo es fiesta hasta que, después de hora y veinte minutos, tiene que parar obligado por la mirada matona de una integrante del staff de NSM PSM, que sigue en turno para mezclar en la fiesta de apertura del foro.

Así se detiene, casi de golpe, ‘Un’estate italiana’, tema que compuso para la Copa del Mundo Italia 90 y entonces Jorge, quien no dejó de cantar, escoge ‘I Feel Love’ como su momento favorito de la noche y lo guarda en el baúl de sus recuerdos junto a los conciertos de Queen en Puebla, de The Rolling Stones, de The Prodigy, de Roger Waters y me recuerda que no hay como la música para sentirse joven eternamente.

También lee: