Margaret Chic Kitchen: una oda a la comida golosa del clásico bistro

Comer aquí es como meditar y tener un dirty dream.

Margaret Chic Kitchen
Foto: Leonardo Pérez

Polanco huele a comida y a alcohol, mezclados con los aromas herbales del bosque y algún producto de L’Occitane. Es un restaurante interminable donde es común la comida mediocre y los precios groseros; por eso atesoro las pocas comidas sabrosas y abundantes por las que sí pago con mucho gusto. El apenas abierto Margaret Chic Kitchen, es mi más reciente adquisición en esta colección.

También checa: Molletón puerco, milanesa gratinada y otros desayunos curacrudas en Puntarena

Margaret Chic Kitchen: entre la francesa y la americana

Conocí Margaret Chic Kitchen y regresé a pocos días porque su risotto de coliflor es una preciosidad. Comerlo es entre meditar y tener un dirty dream: cierras los ojos y el silencio llega, el mundo se va y se quedan el presente y tú saboreando un bocado carnoso de arroz cremosito de intenso sabor vegetal, frutal (del maracuyá) y dulce (de las nueces caramelizadas).

Margaret Chic Kitchen
Risotto de coliflor. Foto: Margot Castañeda

En el mismo nivel de “platillo dirty meditativo” hay dos más: el cavatelli chowder, una pasta —cavatelli— con almeja, pork belly (en su punto idóneo de carne suave y grasa crujiente) y aceite de chile; y el crudo de jurel con puré de limón amarillo (¡qué maravilla!), aguacate y relish de hinojo. Son de esos platillos que terminas con un pedacito de pan patinado en el plato y una sonrisa boba.

Si andas con antojo de algo más clásico (clásico con el toque Margaret Chic Kitchen): foie-gras con emulsión de pistache, zucchini blossoms (flor de calabaza en tempura, rellena de quesos y trufa), burrata caprese (con jitomates heirloom, arúgula, costra de perejil y pesto de beef jerky) y las albóndigas con carne angus, rabo de res, pasta udon y foie-gras que se están convirtiendo en las favoritas de los comensales.

Margaret Chic Kitchen
Albóndigas con udon. Foto: Leonardo Pérez

Margaret Chic Kitchen está muy guapo con su look tantito retro, pero no es perfecto. Los postres (tartaleta de yogur con limón y shortcake con fresas) cumplen, pero les falta maldad. Quizá algún día la tengan o quizá no, pero eso no impedirá que regrese y pida un pinot noir de Gevrey-Chambertin —recomendación de la sommelier Laura Santander— para acompañar todo. Eso sí: carta de vino, plis nunca cambies, eres perfecta, XOXO.

Margaret Chic Kitchen es hermanito de Loretta y Eloise, comandados con mucho éxito por el chef Albel Henández. Se nota en el estilo: imposible de encasillar en un tipo de comida (aunque dicen que es francesa con americana) y golosamente sabrosa. Sal, mantequilla, especias… fantasy and sexyness.

Margaret Chic Kitchen
Foto: Leonardo Pérez

Margaret Chic Kitchen:

Dónde: Campos Elíseos 199, Polanco
Horarios:  lun-sáb: 13:30-23 h, dom: 13:30-18 h
Cuánto: $800 promedio, tc: todas

También te recomendamos: Guía para entrarle a la kombucha