Somos de la opinión que cuando vas un restaurante no vas sólo por la comida, vas por el ambiente, la atmósfera, hasta por el humor de los meseros.

Nos queda claro que no sólo de pan vive el hombre, sin embargo, es bonito saber que podemos tener ambiente y comida como un combo mágico en un solo lugar. La gente de Food Trade Center lo sabe y le saca el máximo provecho a su espacio y a su estupendo menú.

El ambiente es moderno, relajado y elegante, con espacios bien delimitados entre sí, un bar súper elegante y una terraza preciosa con vista a la avenida arbolada y ni hablemos del mural con calamares gigantes que se roba la atención de los comensales. Aquí quieren que disfrutes de la experiencia completa.

¿Y cómo no va a ser una experiencia? el concepto de este lugar es clave: la cocina abierta y en consonancia con él, el chef Jorge Ferro creó seis espacios gastronómicos que en conjunto suman uno. En cada cocina se prepara un estilo culinario diferente: mexicana, pescados y mariscos, italiana, brasileña y española. Todo con un toque único que le imprime el sello del local.

Con tanta oferta gastronómica es inevitable sentirse abrumado y como aquí somos chidos, te traemos los platillos más populares para que vayas por lo seguro. Su archi celebrado portobello relleno y gratinado es una delicia, ideal para compartir ya que la porción es realmente grande.

La picanha servida en una espada con un soporte, es una opción que no deja indiferente a nadie porque el corte viene bien jugoso y con un olor que inunda todo el comedor y el pollito de leche con puré de camote, es un pollo entero por persona así que no quedarás con hambre ni jugando.

Eventualmente hacen temporadas con algún tipo de platillo, justo mientras lees esto, en Food Trade Center tienen su celebrada temporada de carnes, y el especial Tomahawk es un soberbio corte de 850 gr. servido en plato caliente con nopales y brócoli. ¡Vamos! ¿aún te quedan dudas de que este lugar fue hecho por los dioses para hacernos felices?