Monchis que vuelan

Aves famosas por su sabor

Especial

Torta de pavo

Este manjar bien podría llamarse guajolota, pero dicho sobrenombre le corresponde a otro manjar que, por lo pronto, no nos incumbe. El centro de la ciudad es visitado por cientos de motivos, uno de ellos son las tortas del Rey del Pavo. No hay que esperar a Navidad para meterse una tortita de jugoso pavo, incluso, vale la pena acompañarla (sopearla, ¿cierto?) con un consomecito de esta misma ave para una mayor explosión. Ten paciencia, este lugar es el consentido de quienes frecuentan el primer cuadrante de la ciudad.

Palma 32, Centro, 5518-2810

La Codorniz Pekín

Es pequeña. Da ternura saber que te le vas a abalanzar a mordidas. Está confitada y tiene salsa de ciruelas (como el conocido Pato Pekín). Cruje al primer bocado y el resto es jugoso. La acompaña un fideo chino y unas calabacitas muy cucas. La sirven en Barracriolla, un bar de tapas en el que todos los días preparan un menú que se habla de tú con la comida asiática. Además de dicha oferta, todos los platillos son un deleite, incluyendo está codorniz a la que le vas a querer quebrar hasta los huesos.

Orizaba 42, Roma, 5207-2301

El Caldo de Gallina

Pechuga, menudencia, mollejas, hígados, patas, etc. etc. etc. Muchas opciones para incluir en los que dicen ser los mejores caldos de gallina del DF. Los Caldos de Portales se abarrotan los fines de semana para todos aquellos que abusaron de las cucharadas la noche anterior. Limón, salsa y unas tortillas al lado. Una cerveza y el resto es historia. Bien calientes y con la grasita necesaria, estos caldos son, indudablemente, un digno hábitat para la madre del pollo.

Victor Hugo 88, Portales,  5243-3168

El Ave Fénix

Aquella mítica ave que resurgía de sus cenizas regresa en forma de comida china. Su Yang, el concepto de comida rápida de la gente del Hunan, es responsable de un platillo digno de ser pedido una y otra vez (incluso en doble ración). El retorno del Fénix (o The Return of the Phoenix, si andas en plan pocho) es un pollo agridulce, frito, crujiente, de esos que a todos cautivan y que no necesariamente requieren al lado un arroz o unos fideos y verduras. Es un manjar por sí solo y lo mejor es que te lo traen a domicilio. Un poco de salsa de soya y un poco de la picante y aquello se vuelve una fiesta.

Servicio a domicilio: 2167-9581

La torta ahogada de pato

¡Quién pudiera aterrizar y morir cocinado entre dos bolillos! El pato que embiste este platillo, además, está ensalsado. La torta ahogada de pato de Primoses suave y picosa (a veces más, a veces menos). Sugieren el uso de tenedor y cuchillo pero, ¿a quién engañamos? Nos la vamos a comer, nos vamos a enchilar y nos vamos a batir. Que viva el pato en todas sus presentaciones, que muera a nuestra costa en esta torta estilo jalisciense.

Michoacán 168, Condesa,  5256-0950