Calditos de gallina para el frío

Con arroz y garbanzos, mollejas o huacal

Getty Images

Solo, con mollejas, con huacal, con deshebrada, pero bien calientitos y de sabor tradicional, el caldo de gallina se ha convertido en uno de los platillos favoritos de los chilangos. Para unos, son uno de los remedios infalibles contra la cruda; para otros, un antojo mañanero. Si el partido de la Selección te dejó un poco “golpeado” aquí te traemos cuatro lugares en los que te puedes echar un buen caldito.

El Pollito de Iztacalco

Tienen más de 30 años de tradición, venden el típico con arroz y garbanzos que viene acompañado de una salsa especial, limón, cebolla, chile piquín, pan, tortillas de comal, sopes o huaraches y/o enchiladas de mole o verdes. Su producto estrella es el caldo de mollejas con patitas, el huacal y la rabadilla; sin menospreciar el muslo y la pechuga. El menú también incluye cortes de carne, mariscos, ensaladas, antojitos mexicanos, molcajetes y su famosa agua de horchata (receta especial de la casa).

Dónde: Av. Ferrocarril de Rio Frio Mz.16. Lte 6 No.18., El Rodeo, 5115 8106, $32 el más barato o $60 el más caro, tc: excepto American Express.

Los Caldos de Portales

Éstos ya son famosos, abrieron sus puertas desde hace 13 años. Sus caldos vienen acompañados con pan o tortillas. También incluyen arroz con garbanzo. Tienen tres tipos de salsa: verde, roja y mexicana. Ofrecen dos tamaños: chico y grande. Para acompañar o si te quedas con hambre, también hay sopas, quesadillas, enchiladas y chilaquiles.

Dónde: Víctor Hugo No. 88 esq. Bélgica, Portales, 5243 3168, $28 el más barato o $60 el más caro.

Merendero Biarritz

El veterano de los caldos de gallina, abrió puertas oficialmente en 1956 en la colonia Doctores. Desde entonces, se convirtió en punto de encuentro de diversas personalidades, desde toreros, periodistas y artistas, hasta funcionarios públicos.

Dónde: Dr. Lucio No.156  esq. Dr. Velasco, Doctores, 5588 7791.

Caldos de Gallina Maru

Ver a una mesera cargando siete platos de caldo hirviendo a la vez es todo un espectáculo, llenarse con uno solo de ellos no tiene precio. Si mueres de hambre, pide la media pechuga que casi ocupará todo el plato, acompañada de tortillas hechas al momento. Los sopes y las enchiladas (si te caben) son dignos de probarse.

Dónde: Tepeyautle 135, Pedregal de Santo Domingo, $50 el más barato u $80 el más caro.