Mejor Dirección de Arte

Para la quiniela

Mejor Direcci?n de Arte



AVATAR

¿Es
memorable?

Es un punto primordial de este film, cada
pequeño detalle en el diseño de Pandora, así como en lo detalles futuristas. Un
combo ganador. Al menos para la Academia.

¿Chances
de ganar?

Muchas, pero hay que esperar que le den
un reconocimiento a un esfuerzo más material, que a uno digital.

 

 

The
Imaginarium of Doctor Parnassus

¿Es memorable?

Es lo único bueno de esta cinta de Terry
Gilliam. Aunque otra vez, los efectos CGI son más impactantes —aunque chafones—
que el despliegue humano.
 

¿Chances
de ganar?

Es el único film que no se basa en una etapa específica del tiempo para poder
generar un estilo visual. Esto al menos a mí, me agrada bastante. Pero pues yo
no tengo ni voz, ni voto (aún) en los Oscar.

 

 

Sherlock Holmes 

¿Es
memorable?

Sí, Londres a finales del Siglo XIX,
muchos sombreros, trajes, edificios antiguos, carruajes… lo esencial.

¿Chances
de ganar?

Nulas. No es que esté mal, pero premiar a
una cinta de la cual se esperaban más nominaciones, pues no sería ni premio de
consolación, sería un abuso de confianza.

 

 

Nine

¿Es
memorable?

Sí. Es un musical y hay géneros que
simplemente deben de entrar en esta categorías. Y el turno de este año fue para
Nine.
 

¿Chances
de ganar?

Puede ser la sorpresa en esta categoría.

 

 

The
Young Victoria

¿Es memorable?

Uuuuf, que si no. Todo los premios
artísticos son la carta fuerte de esta cinta que nos traslada como un DeLorean
a la vieja Inglaterra.
 

¿Chances
de ganar?

Es el rival más fuerte de Avatar. Y ojalá
le gane; pero dudo que este film pueda llevarse todos los premios de arte. Lo
dudo.