Hace 30 años que se desarrolló la Macintosh, la computadora que cambiaría nuestra relación con estos aparatos y que haría que tuviéramos uno (o más) en nuestras casas.

La gran corporación del mal (IBM) había fracasado ante el desarrollo de una máquina que quisiéramos que estuviera en nuestros hogares. Todo es bonito con la Mac, nos recibía una carita feliz cuando la prendíamos, existían íconos, carpetas y un sistema operativo muy sencillo de usar.

Por fin podríamos relacionarnos con las computadoras sin temor a borrar por error el disco duro, comunicarse a base de comandos de texto o sufrir por conectar una impresora. Ahora en esta época de sistemas móviles, tenemos en nuestras manos a un androide que nos quiere, que nos platica, que le podemos hacer consultas, que revisamos cada 6 minutos.

Siri nos asiste y ante la pregunta sobre si ella nos ama, nos dice que hemos encontrado el amor en el lugar equivocado. La película Ella de Spike Jonze, que se estrena este fin de semana, nos narra la historia de Theodore Twombly, un personaje que desarrolla una relación sentimental con un sistema operativo. Ella lo entiende, es comprensiva, sabe lo que quiere y anticipa sus deseos.

Esto puede ser parte del mundo de la ficción, pero Google acaba de comprar la empresa Deep Mind, desarrolladora de inteligencia artificial en las computadoras, para que haga que estas máquinas piensen más como los humanos. El inventor e ingeniero Ray Kurzweil ha desarrollado el concepto de las máquinas espirituales, en donde las computadoras responden a comandos de voz y llegan a ser más inteligentes que los humanos, como Ella. El cine ha tratado a la inteligencia artificial y a la robótica de muchas maneras, veamos algunos ejemplos:

HAL 9000

HAL es la computadora que controla la nave Discovery One en la novela de Arthur C. Clarke, 2001 odisea del espacio. En su adaptación al cine por parte de Stanley Kubrick, HAL aparenta calma y raciocinio, pero al final se transforma en un ente malévolo con una agenda muy particular. La relación amor-odio con las computadoras

Rachael, la chica de Blade Runner

Ella es sensual, comprensiva, inteligente y atenta. Es la asistente de Tyrell, dueño de la empresa Tyrell Corporation, quienes se dedican a producir “replicantes”, copias casi exactas de seres humanos, con sentimientos y todo. Ella se enamora del héroe, Rick Deckard, un policía encargado de investigar una serie de homicidios perpetrados por replicantes. Rachael se cuestiona su propia existencia y duda que ella misma sea solo una máquina. ¿Será Decker también un replicante?

Teddy, el osito de peluche de Inteligencia Artificial

¿Quién no quiso tener a ese osito robótico después de ver Inteligencia Artificial? Teddy es un robot fiel, te da consejos y puede ser su mejor amigo. Por supuesto en su interior tiene una computadora con inteligencia para reconocer a su dueño e interactuar todo el tiempo contigo. Teddy te acompañará siempre, aun en el fin de todos los tiempos.

Deep Thought, la súper computadora de La guía del viajero intergaláctico

La computadora Deep Thought es programada para responder a la pregunta al porqué de la vida, el universo y todo a nuestro alrededor. Después de 7 y medio millones de años, Deep Thought respondió: “la respuesta a la vida, al universo y a todo es 42“.

GERTY, la computadora de Moon

Sam Bell es un astronauta que trabaja en una base en la Luna. Su trabajo consiste en enviar a la Tierra el combustible Helio 3, el cual es el estándar en combustibles no contaminantes. La única interacción entre Sam y la Tierra es a través de GERTY, la computadora encargada de asistirlo en sus tareas lunares. Interpretada por la voy de Kevin Spacey, GERTY parece a veces un primo lejano de HAL 9000: