Ópera Andante en las calles del Centro Histórico

Una bocina, un celular con pistas pregrabadas y una copa para la propina del público. Eso es lo único que Luis Abram Ortega necesita para compartir su pasión por la ópera.