Helados que extrañamos con ganas

Que alguien nos regrese al Raspatito y las Muppaletas

Youtube

Era un clásico salir de la escuela y lanzarte a la heladería más cercana a embutirte de lo que vieras en el póster pegado a la pared. Sin embargo, la competencia se los devoró y los mandaron al averno a derretirse.

Recordemos con enjundia y nostalgia a todos aquellas maravillas que se extinguieron:

Helados Bing

Era la pura onda ir una sucursal. Su lema era: “estás en edad de Bing”, o sea, que si estabas en edad de merecer podías entrarle a lo que ellos ofrecían. Entre los helados más populares se encuentra el de Espuma de Ángel, que tenía malvavisco, frutas y nueces, muy ad hoc para la Navidad. Otra maravilla eran las coberturas que podías ponerle a tus paletas que iban desde chocolate hasta chispitas de colores. Ahora se les conoce como los helados Dolphy, pero no tienen la ondita que tenían las heladerías rosas de Bing.

Danessa 33

“Una bola de sabor”. (Bueno, debemos decir que los publicistas de aquellos tiempos no eran precisamente una máquina de creatividad). Sin embargo, los helados rifaban. Uno de sus productos emblemáticos fueron los cascos con los equipos de la NFL. Podías pedir tu helado en uno de ellos y formar tu colección. Tenían algo con el deporte, pues también Hugo Sánchez llegó a figurar entre sus comerciales.

Helados Bambino

Tenían todo un surtido rico que veremos más adelante.

Ahora bien, vayamos a los helados que murieron por la patria:

Muppaletas

Los Pequeños Muppets se pusieron de moda a finales de los 80, así que ¿por qué no hacer una paleta con ellos? Si andabas roto y querías quedar bien con otro chiquillo o chiquilla, una Muppaleta podía salvar tus días. Las podías partir en dos y así todos felices y contentos.

Paletas Tiny Toons

Al igual que las Muppaletas, venían en parejitas.

Chiclick

Esta paleta rosa fue la sensación. Por algún extraño motivo, los chicles se pusieron de moda en aquel entonces y TODO tenía que estar plagado de ellos. Basta con ver un video de los 80 en el que seguro figura alguien con el chiclote en la boca. Por supuesto, las paletas heladas no se podían quedar atrás. Eso sí, quien se empacaba una de estas delicias era la o-n-d-a.

Raspatito

Práctico, chiquito y muy chabocho. El empaque era triangular y cuenta la leyenda que sólo se necesitaba apretarlo en uno de sus extremos para que saliera, pero seguramente en más de una ocasión tuviste que abrirlo con la ayuda de unas tijeras. Los favoritos eran los de uva, limón y grosella.

Vampiro

Quién sabe qué era mejor, si el sabor de grosella o que te dejara la boca roja después de comerlo. ¡Santos golpes de sabor, Bambino!

Bambidedo

En realidad parecía un pie con un dedo gordo largo y ENORME. Conforme avanzabas con la paleta iba cambiando de sabor. Simple, pero muy bueno.

¿Qué otros helados o paletas les gustaría que regresen?

También checa:

¿Se dice changuitos o chonguitos?

Café Tacvba para corazones rotos

– Abrirán pista de hielo del Zócalo este 5 de diciembre

La reivindicación de los godínez

10 cosas que aprendimos de Chabelo

– Los errores de Javier Alarcón y su salida

Cosas en las que le atinó (y falló) ‘Volver al Futuro’

– 35 regalos para Kim Kardashian por su cumpleaños 35

– Burger Boy: la extinción de los dinosaurios brontodobles

– #FrasesDespuésDelSexo

– Asalto con violencia en la colonia Morelos

– Balacera en Tacuba; la policía detiene a dos