Primeras impresiones del capítulo uno de #GoTS7

¿Te gustó? Acá lo que pensamos de "Dragonstone"

Game Of Thrones dragonstone
Foto: Cortesía HBO

SPOILER ALERT: El siguiente texto no es apto para todos aquellos que no han visto el más reciente capítulo de Game Of Thrones y quieran verlo.

Después de una espera de más de un año, el programa más popular de los últimos tiempos finalmente está de vuelta. La penúltima temporada se estrenó anoche con “Dragonstone” y parece estar dispuesta a satisfacer a todos.

Game of Thrones es un programa maestro del engaño y, al igual que Jaqen H’ghar, siempre está buscando sorprendernos. El inicio del episodio incluyó un clásico distractor para que más de uno se preguntara: «¿En qué momento está sucediendo esto?».

Por mi parte, pensé era un flashback previo a los momentos finales de Arya Stark en la temporada anterior y disfruté mucho saber que no era así. Vaya, incluso cuando el falso Walder Frey le prohíbe beber a una de sus hijas “por ser mujer” sentí que todo era coherente.

Corte a: Arya se quita esa útil máscara y asesina a todos los presentes, llevando su venganza más lejos de lo que cualquiera esperaría, pero claro, esto es Game of Thrones. Por cierto, me comienzo a sentir mal por Arya, que parece ser la integrante más dañada de los restantes Stark —y eso que la competencia es dura—.

Por lo menos, el camino de la Stark más joven no fue completamente oscuro, pues más adelante la vimos convivir con unos cordiales soldados Lannister, entre los que encontramos al cameo musical de este año: Ed Sheeran, a los que les confiesa su plan de matar a la reina –lo cual me entristece, pues implica que habrá que esperar más para verla reunirse con sus hermanos—.

Nrk P3 GIF - Find & Share on GIPHY

Arya está llegando al punto de no retorno y, aunque como audiencia amante de la Casa Stark aplaudimos sedientos de venganza, no puede ser nada bueno para una niña de su edad.

Hablando de esa reina, Cersei Lannister está más tranquila con todo y que tiene enemigos en todos lados. Este breve resumen que nos dio de cómo sus rivales llegan por todas las direcciones fue un buen recordatorio de que para los personajes en King’s Landing, la amenaza de los White Walkers no es relevante… no aún.

Su hermano Jaime, que sigue sin verse feliz de estar ahí, le recuerda que no tienen aliados en ningún lado y que de los siete reinos, es la reina de unos tres, pues son los únicos Lannister que quedan y su fama no es la mejor en estos momentos. Sólo alguien igual de ruin podría unírseles: Euron Greyjoy.

El tío asesino/traidor de Yara y Theon llega a la corte real con sus mil naves y una arrogancia tremenda a ofrecer una alianza muy conveniente. Pero claro, el precio es la mano en matrimonio de Cersei —un plan que claramente no le agrada a Jaime—, pero antes de que esta noción siquiera avance, la reina lo rechaza por su fama de traidor. Ironías de la vida en Westeros. Esta conversación termina con Euron prometiendo un regalo para los Lannister. ¿Qué será el regalo?

HBO

Por el norte, el nuevo rey Jon Snow tuvo algunos desacuerdos con su hermana Sansa. Es claro que Snow quiere ser un rey justo y bondadoso para no perder las alianzas que ya tienen aseguradas, pues su mente está en la guerra que viene del otro lado del Muro. Lo que hagan los Lannister lo tiene sin cuidado en este momento, pues la amenaza real es el ejército de los muertos –y después de haberlos vistos en acción, claro que tiene razón—.

Por su lado, Sansa está jugando a la política mejor que su hermano, particularmente en su alianza con el siempre desagradable Littlefinger, pero como ella sabe, ahora es un mal necesario. ¿A quién no le causa desagrado pensar que incluso Sansa sabe que lo que único que quiere es a ella? No creo que particularmente sea amor de cuentos de hadas.

Por cierto, ¿vieron a Tormund coqueteando con Brienne en el fondo? Yo sí vería una sitcom romántica estelarizada por ellos.

Aquí es importante destacar la aparición de la MVP (Most Valuable Player) de la temporada pasada: Lyanna Mormont, que con sólo un par de líneas se roba la atención de todos. Y vamos, ¿cómo no va a ser un personaje increíble, si es una niña, guerrera y reina de un lugar llamado la Isla de los Osos? Tengo pánico de que, siendo GoT, la maten en cualquier momento.

Entre las difíciles decisiones de Jon encontramos que mandará a los Wildlings a cuidar el Muro, después de resaltar lo poco protegido que ha estado por años. Si las ideas de Jon son buenas o no, está por verse, pero considero que sería una gran idea tomar en cuenta a Sansa antes, pues vaya que ha madurado y tiene muy buenos puntos de vista políticos.

Hablando de hermanos que tampoco se van a encontrar pronto, Bran Stark ha llegado a Castle Black y lo hizo presumiendo sus nuevos poderes. ¿Cuándo verá a sus hermanos? Esperemos que pronto.

Así, llegamos a una parte que incluyó excremento, vómito, excremento, vómito, excremento, vómito y un poco más de ambos… la trama de Sam podrá ser la más lenta de la serie, sin escenas de acción, ni grandes efectos, pero de verdad me queda la esperanza de que sea el giro de tuerca. Hemos invertido tanto tiempo en él que si esto no llega a nada, me voy a molestar bastante. No es personal contra Sam, Gilly y el bebé Sam que finalmente ha crecido, sólo creo que, con tan pocos episodios restantes, se le da demasiado tiempo.

Afortunadamente, el camino de Samwell acaba de unirse al de otro favorito de los fans, uno que dábamos por olvidado: Ser Jorah. El pobre y fiel soldado que fue autoexiliado después de vivir por mucho en la friendzone, parece no sólo no haber encontrado una cura para su Greyscale, sino que está en una etapa muy avanzada.

Si estabas ansioso por saber qué pasó con The Hound, los escritores le dedicaron un buen rato a este único personaje. Es claro que Sandor Clegane tiene un papel importante que jugar y, en un mundo como el de Game of Thrones, donde los villanos siempre son muy malvados, es refrescante ver a uno que busca mejorar. Ponerlo a enfrentar directamente las consecuencias de sus actos es una prueba de que el viaje moral del personaje lo llevará más lejos que el de un secundario cualquiera.

HBO

De igual forma, esta escena nos sirvió de recordatorio que la religión y la creencia en un ser superior –aparte de dragones– es de suma importancia en este programa. Entre Beric y sus seis resurrecciones y el fuego que muestra el futuro, Clegane parece haber entendido la importancia de arrepentirse antes de que sea tarde.

Por fin, el viaje de vuelta a casa de Daenerys Stormborn de la Casa Targaryen, la primera de su nombre, Khalessi suprema, rompedora de cadenas, madre de dragones… y todos los demás títulos que ha obtenido en seis temporadas, ha finalizado. Dragonstone es el lugar donde nació y que la recibe para prepararse a tomar lo que es suyo.

Fue muy interesante ver que Tyrion no habló en todo el episodio y que Daenerys tuviera una sola línea. Pero bien dicen que una imagen vale más que mil palabras y esta escena que cerró el primer episodio nos mostró que HBO no sólo nunca bajó el altísimo estándar de producción, sino lo elevó aún más dejando en vergüenza a infinidad de programas con presupuestos menores.

Así fue este estreno de temporada. Aunque se nos prometió que todo iba a avanzar más rápido que en otros años, en “Dragonstone” no se sintió, pero obviamente es muy pronto para saber si así será realmente.

¡Ah! y antes de olvidarlo, ¿qué te pareció esa bonita visión del ejército de White Walkers con todo y gigantes? Todo indica que el invierno será muy cruel.

A ti, ¿qué fue lo que más te gustó/disgustó de este inicio de temporada?