¿Por qué todo mundo sigue hablando de ’13 reasons why’?

Netflix la vuelve a hacer con "13 reasons why", una serie políticamente incorrecta, incómoda, pero real.

13 reasons why
Foto: 13reasonswhy.tumblr.com

13 reasons why es la nueva serie de Netflix, producida por Selena Gómez, que ha impactado a muchos, no sólo porque el nombre de la cantante pesa, ni por las buenas actuaciones, la dirección o la fotografía, sino también porque es políticamente incorrecta, incómoda, pero real.

La serie trata de una chica que comete suicidio por diferentes razones que la abrumaron en su corta vida (17 años), como el acoso, el bullying, la agresión sexual y hasta la falta de guía y consejo por parte de los adultos a su alrededor, así que deja 13 casetes para ciertas personas de su escuela.

El éxito parece estar en que sus creadores se atrevieron a decir que no, no a tratar con delicadeza temas importantes que afectan al mundo entero y que suelen considerarse tabú, como, en este caso, el suicidio.

De ahí que 13 reasons why marque una nueva manera de entretener y educar, pues además de atraparte con una historia no lineal que vas descifrando en cada capítulo, genera consciencia sobre un problema real.

Ésta es una serie que, como sus propios creadores afirman, no está pensada para “adolescentes” como muchos creen, pues pretende no encasillar al público convirtiéndolo en esos seres humanos que sólo se preocupan por la metamorfosis que están viviendo de manera superficial, sino en jóvenes adultos que están buscando dar ese paso de la niñez a la adultez de la manera más preparada posible. Y claro, también para dar a los adultos una visión mucho más amplia del problema que el suicidio representa en la gente joven.

Simplemente en México, el 40% de los suicidios cometidos en 2014 fueron de jóvenes entre 15 y 29 años, una cifra suficientemente alarmante como para evitar caer en el lugar común de decir que quienes crecieron con bullying sólo se hicieron fuertes y no pensaron en la muerte como solución.

De ahí que 13 reasons why, sin preocuparse por el “qué dirán” y defendiendo el derecho a hablar de nuestras emociones, es brutalmente honesta y acorde a la realidad actual, pues además de mostrar el típico bullying que vemos en las películas pensadas para adolescentes -ésas donde hay un grupo popular que humilla a los no populares-, nos lleva a un paseo por las consecuencias del mal uso de las nuevas herramientas digitales, como las redes sociales, en donde se puede destruir la reputación de cualquiera sólo con sacar de contexto una foto.

Por si fuera poco, esta serie habla de la grave normalización de la agresión masculina hacia las mujeres, que puede ir desde un “inocente” piropo, pasando por el tocamiento no consensuado, hasta llegar a la violación.

Eso sí, 13 reasons why no nos dice cómo resolver el problema del suicidio (¿era ésa su intención?), sino que se focaliza en la falta de comunicación, la poca atención hacia las señales de una posible tragedia, la ausencia de educación emocional, de sensibilidad y empatía entre nosotros mismos… o sea, nos hace reflexionar sobre la gravedad del problema, las consecuencias y la atención que requiere. Nos hace darnos cuenta de que el suicidio es un tema que entre más callado permanezca, más peligroso se vuelve.

Por estas razones, además de las estéticas, el soundtrack y algunas de las que ya mencionamos, 13 reasons why lo logró. Acertó con entretener, pero también con mantener una conversación fuera de la pantalla sobre un tema tabú que nos afecta a todos.

“Lo hicimos de manera honesta y con la idea de que pueda ayudar a las personas, porque el suicidio nunca debe ser una opción”: Selena Gómez.

¿Tú ya la viste? ¿Qué te pareció?

(Un tip: en la página oficial de 13 reasons why encontrarás instancias que pueden ayudar con respecto al tema del suicidio, sea cual sea el lugar en el que te encuentres).