Visita estas pulquerías tradicionales en peligro de extinción

Nada más divertido que echar el pulque y jugar Tongolele ya cuando el curado se subió a la cabeza.

pulquerías tradicionales en CDMX
Foto: Jjoorrggee en Flickr

Con las pulquerías tradicionales en CDMX, como con otras reliquias de la Ciudad de México remota, ocurre la paradoja de la apropiación cultural: si se ponen de moda, se arruinan y pierden su esencia original, se llenan de hipsters. Pero si no consiguen nuevos clientes, está difícil que el negocio siga en pie. ¿Qué hacemos?

Ay, pues ir.

Además, hay que entender que lo que ahora a los clasemedieros nos parece “exótico” y “extraño”, alguna vez fue un giro que estaba en cada esquina, como ahora con las tiendas de conveniencia. Sin embargo, a principios del siglo XX, las cerveceras y el gobierno hicieron una campaña contra esta bebida tradicional. Se corrió el rumor de que la fermentaban con caca, una mentira que sobrevive hasta nuestros días.

También hemos presenciado el surgimiento de neopulquerías, que replican de manera aséptica los elementos más emblemáticos de as pulquerías tradicionales en CDMX: mosaicos color pastel en las paredes, barriles, letreros pintados a mano, altares a la virgen y rockolas que, en lugar de rancheras, tiene rock y pop como del Corona Capital. Es como visitar el Hotel París de Las Vegas en lugar de ir a Francia.

pulquerías tradicionales
Foto: Cuartoscuro

También te recomendamos: Electronic Camping Festival: pulque y dj sets al pie del Popocatépetl 🗻⛺🎧

Pero nada como ir a las auténticas, aunque nos espante que huelan a pipí y sudor. Además, la peda con pulque es feliz y los borrachos son particularmente amigables (están tan empanzonados que cualquier trifulca ocurriría en cámara lenta).

En las tardes, cuando el bajo contenido alcohólico del pulque ya se le subió a los parroquianos, en algunos establecimientos sacan la Tongolele, una variación más compleja de la rayuela. Las monedas se lanzan a una tablita que baila como la legendaria vedette, porque su base es un resorte bamboleante. Si estando sobrio es dificilísimo, con un par de litros encima se vuelve casi imposible. Por eso es divertido.

¿Dónde están esas pulquerías tradicionales en CDMX en peligro de extinción? Por toda la ciudad, casi siempre medio ocultas, en calles aledañas, en locales discretos. Enumerarlas todas aquí sería imposible, además de que seguramente ya habría cerrado una en lo que se publica este texto; pero podemos recomendarte algunas.

También te va a interesar: Tour de pulquerías, cantinas y cabarets en el Centro

Pulquerías tradicionales en CDMX en peligro de extinción

1. La Bonita

Foto: Cuartoscuro (La foto no es de La Bonita)

Su dueño, Roberto Rivero, tuvo una pulquería a la que los parroquianos apodaron “Las licuadoras” porque él empezó a hacer curados con licuadora en la década de los 60 (antes de que el electrodoméstico llegara de Estados Unidos, los curados se hacían moliendo la fruta con un palo). Ahí sirvió a personajes de la política mexicana, así que fue muy famosa en el barrio de la Doctores. Ahora don Roberto sigue ejerciendo su oficio en La Bonita, una pulquería que tiene más de 92 años resistiendo a la modernidad. Es una cápsula del tiempo: todavía tiene un “departamento de mujeres”, es decir, el espacio donde antes debían estar las mujeres por no tener permiso de convivir en el salón principal. Por fortuna ya no se usa. La botana es una salsa borracha molcajeteada con tortillas para taquear.

Dónde: Aluminio 119, esquina Cananea, Nicolás Bravo
Horarios: Martes a domingo de 12:00 a 20:00
Cuánto: $15 el litro de pulque blanco, $20-35 el curado

2. Pulquería La pescadora

Foto: Facebook La Pescadora

El pulque llega desde Hidalgo desde hace más de cuarenta años. Los curados varían según la fruta de temporada pero los que no fallan –y se piden mucho– son el de jitomate, el de ostión, apio, nuez, etc. Dicen los parroquianos que el más rico es el de melón. La botana varía, a veces son frijoles, otros días chicharrón en salsa verde y algunos días hay paella. Lo mejor es que hay una sinfonola y ya entrados los vasos pulqueros, se abre la pista para bailar. Dice su dueño, Margarito Casiano, que el ambiente está mejor entre semana pero el fin de semana también se pone bueno.

Dónde: Canal de Churubusco 2318, Cuchilla Agrícola Oriental
Horarios: Martes a domingo de 12:00 a 20:00
Cuánto: $20 el litro de pulque blanco, $40 el de curado

3. La Titina

Lleva casi ochenta años sirviendo pulque que llega de Tlaxcala en un ambiente muy familiar. La tradición de la botana diaria se mantiene; a veces sirven huevo en salsa, manitas de puerco, taco placero, puerco en chile morita, etc. Los curados que más se venden son piñón, avena y fresas con crema pero los más raros son de aguacate, de tequila y de kiwi.

Dónde: Robles Domínguez s/n, esquina Calzada de los Misterios, Industrial
Horarios: Martes a domingo de 12:00 a 20:00
Cuánto: $12 el litro de pulque blanco, curados de $20 a $50

4. Pulquería La Victoria

Foto: Pulquería La Victoria

Demetrio Ponce te atiende con su sonrisa, su paciencia y toda su carrera pulquera (ha trabajado en varias pulquerías tradicionales en CDMX, le tocó ver el esplendor de las pulcatas y vivió su decadencia). Para pasar el rato está la rocola, dominó y rayuela. Además de los curados de siempre, hay de duraznos con crema y de higo. Para botanear don Demetrio cocina riñones, chilaquiles, espinazo, nopalitos…

Dónde: Miranda 57A, Aragón La Villa
Horarios: Lunes a sábado de 09:00 a 21:00
Cuánto: $20 el litro de pulque blanco, curados de $30 a $50

5. Pulquería La gran leona

Foto: Cuartoscuro La foto no es de La gran leona

Reabrió hace dos años pero la familia pulquera que lo atiende dice tener más de cuarenta años de experiencia como jicareros. Tiene todo lo que tienen las pulquerías tradicionales en CDMX: rockola, altar a la virgen de Guadalupe, pulque de Hidalgo, botana que cambia diario y un mural gigante con una gran leona que hace honor a su nombre. La diferencia con otras pulcatas es la gente. Esta sí es una pulquería de barrio.

Dónde: Francisco Villa 957, Santa María Aztahuacan, Iztapalapa
Horarios: Martes a domingo de 12:00 a 20:00
Cuánto: $18 el litro de pulque blanco, curados de $20 a $35

6. Pulques Finos El Danzón

Foto: Cuartoscuro. La foto no es de Pulques Finos

Atendida por la familia González Valencia, ha mantenido el espíritu de las pulquerías tradicionales en CDMX: xoma, rayula, danzón, botanas caseras y abundantes, más de 30 curados diferentes y ambiente familiar, de barrio, donde todos los parroquianos se conocen y, aunque se peleen al calor de los pulques, se quieren.

Dónde: Av 5 de Mayo 29, Santa Cruz Meyehualco, Iztapalapa
Horarios: sábado y domingo de 12:00 a 20:00
Cuánto: $20 el litro de pulque blanco, curados de $20 a $40

7. Pulquería El sol sale para todos

Foto: Cuartoscuro. La foto no es de Pulquería El sol sale para todos

Una pulquería con tan bonito nombre merece una visita. Además de los pulques, de Hidalgo y sus curados ricos, hay chelas y una variada escena de sonideros. Cada semana hay propuestas diferentes para que muevas el bote. Además, organizan bailongos cada dos por tres.

Dónde: Calzada San Antonio Abad, No. 179 Col Obrera
Horarios: lunes a domingo de 12:00 a 22:30
Cuánto: $22el litro de pulque blanco, curados de $25 a $50.

Si quieres conocer más pulquerías tradicionales en CDMX en peligro de extinción, lánzate a este tour pulqui-cantinero-cabaretero