¿Por qué NO le debes quitar la espuma a la chela cuando la sirves?

Es una parte esencial del sabor de la cerveza

Shutterstock

Cuando la chela se sirve en un vaso aparece una de sus partes más atractivas y distintivas: la espuma. Y puede que alguien te haya dicho que entre menos espuma tenga la bebida, mejor mano o “técnica” tiene quien la sirve, y puede que así sea, pero quien sabe realmente de chelas va a dejarle la espuma al tarro. ¿Por qué?

Asbjorn Gerlach, maestro cervecero alemán, explica que la espuma nace del conjunto de proteínas que vienen de la malta, del lúpulo y del gas carbónico natural de la cerveza. El especialista recuerda que esta densa capa sobre la cerveza, además de tener una función estética, posee una importante utilidad física: no permite que los aromas más frágiles y volátiles se evaporen rápidamente (o sea, que al tomar la cerveza podrás apreciarlos mejor), preserva el gas carbónico dentro del líquido y, por otro lado, la protege contra el ingreso de oxígeno.

Gerlach recomienda servir la cerveza con dos o tres dedos de espuma y nos dice cuál es la razón por la que se puede afectar, tener menor densidad o perder su cualidad cremosa: que el vaso esté sucio. En muchas ocasiones el vaso en el que se sirve la cerveza contiene restos de lápiz labial o fue lavado en junto con otros trastes con grasa y aceite, así que revísalo bien antes de servir.

Dependiendo de los estilos, del color y de la densidad de la espuma, la experiencia será diferente. Hay que recordar que ella influye en la manera en que percibimos una cerveza en nuestra boca, su densidad provoca esa sensación cremosa y de plenitud en la lengua.

La espuma también tiene un poderoso efecto físico que ayuda a que la cerveza se contenga en el interior del vaso y no se derrame cuando el líquido tenga un movimiento relativamente ligero.

El interés por la espuma es tal que ya incluso existe una empresa de Reino Unido que creó UltraBeer, dispositivo parecido a un cepillo de dientes y que funciona con ultrasonidos de 40 kilohercios. Al ser introducido en una cerveza por unos segundos, genera la espuma que la bebida tenía al momento de servirse. Es una forma artificial pero efectiva de generar espuma, aunque seguramente prefieres la tradicional, ¿no?

También checa:

Red Hot Chili Peppers tocará en la CDMX en octubre

El nuevo video de Lana del Rey es un viajesote

Una rebanada de pizza con sabor a pastel azteca