Date una buena noche de agave

7 Mezcalerías que sobrevivieron al boom

A veces, después de tener la rodaja de naranja con sal en la boca y echarte un buen traguito de mezcal, te preguntas de dónde viene esa bebida espirituosa que acaba de pasearse por tu lengua, por qué tiene ese sabor, quién lo hizo, qué tiene de especial ese y no otro. Y es que la oferta no sólo de marcas sino de lugares que lo ofrecen se ha vuelto infinita.

Tener opciones siempre es mejor, el chiste está en ser selectivo. No, la idea no es que te vuelvas un “mezcalier” (término aplicado a los especialistas y catadores profesionales de mezcal, tomado de sommelier); la onda, más bien, es confiar en que tu lugar favorito para echar mezcal conserve su oferta de calidad-precio, a pesar de que se haya vuelto popular, y que sepa qué recomendarte cuando preguntas.

Elegimos siete mezcalerías que mantienen buen surtido, trabajan con cariño en la selección de mezcales y, además, tienen contenta a la mayoría de su clientela.

Corazón de Maguey

Está al sur de la ciudad y, además de mezcalería, es restaurante. Muchos  se quejan de que hay que esperar mucho (si no llevas reservación, es cierto) o de que es ideal sólo para ir con amigos extranjeros. Un punto a su favor es que están abiertos al mezcal artesanal y campesino, además tienen temporadas en que seleccionan comida de cierta región para maridarla con esta bebidita. Ya lleva sus años y a pesar de los cambios de nombre ha sido uno de los lugares más fieles en cuanto al descubrimiento de nuevos y variados mezcales de todo el país.

Cáele en: Centenario 9, Coyoacán. Tel. 5659 3165.

Sabrá Dios

Es chiquito pero no por eso menos importante. Está en plena Condesa. Conocedores y fans de la bebida se dan cita por igual. Lo importante es su gran oferta. Hay botellas de todos lo precios, encuentras: joven, reposado, con gusano, de pechuga, tobalá, cenizo, minero, espadín y de cualquier otra variedad que recuerdes o hayas escuchado en boca de un “mezcalier”. La esquinita de los productos sabrosos –cuyo origen es el agave– es un paraíso para echar la copa o salir de ahí con una buena botella de mezcal.

Cáele en: Veracruz 15ª esquina Zamora. Condesa. Tel. 5211 7623

La Vulgar

Fundada por un grupo de amantes del mezcal, mantienen una de las cartas más extensas y selectas de la ciudad. Las “noches vulgares” y su ambiente relajado lo hacen un santuario mezcalero, alejado de lo pretencioso. Aquí encuentras no solo mezcales derechos de buena parte de la República, sino también coctelería que anima hasta al que más respeto le tiene a este destilado. Consumo, historia y tradición en un lugarcito de la Roma que ha sorprendido a muchos por su constancia, aunque se les acaben algunos de sus mezcales más solicitados.

Cáele en: San Luis Potosí 196 B, Roma. Tel.6265 4474

57566Barra Vulgar
Barra Vulgar (L.F.P)

Bósforo

Estamos de acuerdo, tienen los bancos más incómodos sobre la tierra, y a veces algunos integrantes del personal son medio divas. Sin embargo, la propuesta sigue siendo una de las más alternativas y under de la vida nocturna en el DF. Su introducción de mezcales de diversas regiones del país y los cacahuates al ajo siguen siendo una adicción para muchos. La selección musical es, sin temor a equivocarnos, de las mejores. Pura buena melodía y palomazos de alta calidad. Es un lugar atípico con todo tipo de personajes rondando por ahí para descubrir nuevos sabores.

Cáele en: Luis Moya 31, Centro de la Ciudad de México.

La Clandestina

Nos gusta el detalle de numerar los mezcales, esas fichas con información a detalle de lo que proviene de la botella que colocan en las mesas son de lo mejor. Muchos preguntan al mesero, otros le apuestan a un número de la suerte o a la fecha de su cumpleaños. La forma de elegir el mezcal es lo de menos, pues la selección sigue siendo de las más exhaustivas y no te decepcionan. Los meseros son súper atentos. Además puedes botanear con delicias vegetarianas. Éntrale al mezcal por su grado de alcohol, su estado de origen o su maduración (blanco, reposado o añejo), mientras platicas y precopeas sin prisas.

Cáele en: Álvaro Obregón 298. Roma. Tel.5525 1100

Al Andar

Está ubicada justo frente al mural de la familia Burrón en el Corredor Cultural Regina. Sus clientes más asiduos son estudiantes universitarios y turistas de todas partes del mundo. Todos chulean a una de las meseras que –dicen– además de servicial es muy guapa y paciente con aquellos que no tienen idea de qué pedir. Si quieres probarlo en otra faceta, pide la ensalada mezcalera que tiene todo el espíritu oaxaqueño y además está para chuparse los dedos. Puede escoger entre mezcales de autor, chelas artesanales y algunas cremas de mezcal que solo ahí podrás encontrar.

Cáele en:  Regina 27, Centro Histórico.

Pasagüero

Seguimos en el Centro. Con su reapertura regresan las noches de Mezcales Finos con catas y buena música, aunque también podrás mezcalear desde media tarde. Así que la oferta se amplía en tipos y horario para degustarlo. Es “el lugar” para el primer encuentro con el mezcal, una bebida de la casa. Si vas a escuchar una nueva banda o a la inauguración de una expo, date el rol por la barra de mezcales y conoce su propuesta de reapertura.

Cáele en: Motolinía 33, Centro Histórico. Tel. 5521 6112