Love

Imperdibles...

 

¿Por qué es legendario?

Por que para los fresones, entrar al Love es como haber sido recibido por los mismos dioses (si es que el buen chepe/cadenero lo tienen en un pedestal). El chilango fresa tiene sed por exlusividad así como selectividad, y antrear en el Love da aires de presitigio. Pero no nada más por esto este lugar fué, sigue siendo y probablemente seguirá siendo de los consentidos de los fresones. La música es bailable, el panorama es agradable para la óptica (pues normalmente está repleto de bombones), y el contraste de lo fresa en la condesa es tan tentador “los girasoles” en la zona santafeña. Entrar al Love después de una lucha febril en la cadena, es justo la inyección de ego que te convierte adicto al lugar.

 

Momento clásico pa’ recordar

A ese bombón que te ligaste que por supuesto…te dió el número equivocado. Pero bueno, se quedó como un cachondo recuerdo que para ti pudo haber tenido un futuro prometedor. Imposible olvidar los rostros de aquellas bellezas al lelgar al lugar y al dejar el lugar. Entran como unas reinas de pasarela para convertirse en los ogros de la noche, claro en éste lugar tan pequeño y tan vulnerable para la borrachera, se corre el rimel, el pelo se esponja y los ojos cruzados asustan a cualquiera.

 

Frase que seguramente dijiste aquí

“Lo que pasa en el Love, se queda en el Love”, sabia y célebre frase que puede aplicarse no sólo en el Love, sino en tutto lugar. 

 

Algunos que se están convirtiendo en clásicos:

Pasagüero

El Imperial

Pasaje América