Elodia y sus bondades

Imperdibles...

 

¿Por qué es legendario?

 

Por que en aquella triste y desolada esquina condesera, el lugar se posicionó como los consentidos de los cheleros. Como no iban a lograrlo sin con sencillas mesitas con periqueras y grandiosas copas cerveceras, los comensales estaban más consentidos que un bebé en guardería. Éste baresito/cantinero/precopero, se ganó nuestro corazón de alguna forma u otra. Hemos llegado a éste rincón buscando un lugar tranquilo pero bueno para chelear, para encontrarse con los cuates o con la pareja, o simplemente para preocopear o pasarla bien un rato.

 

Momento clásico pa’ recordar

Alguna conversación inolvidable tuviste que haber tenido aquí. Sea desde el cuestionamiento del “por qué de lo azul del cielo”, hasta alguna platica sin fin de algún amorío. En realidad, quien recuerde las Elodias y sus bondades, la recordará con una sonrisa en la boca, pues pasarla mal aquí es casi imposible.

 

Frase que seguramente dijiste aquí

“No ma….fácil me echo tres de éstas” (refiriéndote a las copotas de chela por supuesto) o  “Wey porfavor entra al baño a ver que escribí en la pared”.

 

Algunos que se están convirtiendo en clásicos:

Pasagüero

El Imperial

Pasaje América