El Polígamo

Lo que muchos hacemos

 

El perfil de este borracho

Coqueto por naturaleza. Busca estabilidad, compromiso y entrega en sus relaciones amorosas. Cree saber lo que quiere y por lo mismo se desvive por su media naranja. Sin embargo, esta febril entrega se convierte va de la mano con su profundo temor por no recibir lo mismo de su alma gemela. Resultado: inseguridad…por lo tanto…busca reconocimiento de otras personas.

 

Escena del crimen

Pone cuerno. Se convierte en un infiel por borracho o borracho por infiel, pero de que se pone una huarapeta de aquellas, se la pone y en grande. Este momento se dá cuando su tarroncito de azúcar salió en plan de boys o ladies night. Para ahogar el miedo de convertirse en cornundo, en el antro invita a los cuates una botella para dar comienzo al olvido. Entre shot y rondas, va perdiendo la consciencia. Se tranforma en el Don Juan del lugar y se le acerca a lo que se mueva. Entre danzones sensuales y toqueteo sutil, sucede la fechoría que va desde un beso hasta el cuchiplancheo.

 

Al día siguiente…

Espera que sea sólo una pesadilla…oh oh creo que si paso…oh oh “oye perdón, ¿quién eres?” A su lado apenas y ve el rostro del temible personaje que logró inmiscuirse en sus sábanas durante la borrachera. Se viste en un dos por tres y ruega al señor que no haya evidencia alguna.