El manual del buen antrero

Sígue las reglas para no ser expulsado

Especial

Te encanta sentirte el más protagonista cada vez que sales y hay veces en las que no puedes salirte con la tuya, no es porque seas un malacopa, más bien tu intensidad llega a niveles estratosféricos, que de vez en vez, están muy fuera del alcance del entendimiento de la seguridad del antro.  Ten cuidado de caer en los siguientes comportamientos porque seguro te van a sacar.

1. No os aventaréis de una tarima como en concierto noventero.

A nadie le gusta ese comportamiento, es un hecho que nunca te van a cachar y es un imán para los de seguridad que te avientes como loca para eso vete al Vive Latino.

2. No ligaréis con las novias de tus amigos.

Sí, en plural. Una cosa es que pase desapercibida o se malentienda tu calentura, la otra es que te eches a todos tus cuates encima, aguas.

3. No pediréis más de lo que puedes pagar.

Si no estás seguro de tus finanzas, no te hagas el de la vista gorda, todo mundo se lo pasará pésimo y no te van a volver a querer ahí.

4. No os pelearéis con el mariachi.

Si te paras en un lugar como Garibaldi, tienes que entender que ahí los empleados son ley, si te metes con el mesero o con un mariachi tienes todas las de perder: se te va a terminar el mexican curious.

5. No os pasearéis en paños menores.

Por muy sexoso que te sientas porque hiciste abdominales en la mañana, evítate la pena de que te persigan como ratero por andar enseñando chichi. Ojo: esto también aplica en antro gay, para los que piensen lo contrario.

6. No os sentiréis superiores al gerente.

No hay nada más terrible que escuchar ‘no sabes con quién te estás metiendo’ en el antro. Dude, te van a sacar, guárdate tus pavoneadas para otra ocasión.

7. No os drogaréis frente a la concurrencia.

Si te gusta atascarte como los buenos, evita que los de seguridad te vean metiéndote frutos exóticos, no hay nada peor que el oso de ya me sacaron por andarme metiendo perico.

8. No terminaréis vomitando en la mesa.

Si no puedes tomar tequila, no intentes desafiar las leyes de la física, es un terror total ver cómo ya no aguantaste y tu postura florero en la mesa se convirtió en un festín gastronómico.

9. No fingiréis que tu papá es Slim.

Por mucho que te hayan hecho un aumento en el trabajo, no te pongas de pesado: acuérdate que la botellita con luces de bengala no significa que seas millonario, al contrario, eres un show-off.

10. No robaréis la bebida de tu vecino.

Intenta llevar un código de referencia de tu bebida, dóblale el popote o ponle una servilleta al vaso, si se agarran los golpes por andarte robando tragos te van a sacar en cinco segundos… ¡aguas!