Bebidas retro en lugares retro

Los cócteles giran, lo vintage permanece

Aunque la fase uno es negación y la dos “el síndrome de abstinencia hipster” (dícese de la reacción que causa dejar de frecuentar lugares alternativos de moda), no podemos negar que todos en algún momento hemos añorado la década de los cincuenta. Rock and roll, Pin ups girls y James Dean .

A pesar de lo fresa que suena el asunto, viajar a los a los “Good old days” en pleno 2012 es un recorrido posible, y como se puede, aquí están las recomendaciones de lugares donde podrás beber algo más que una malteada: se trata de tragos retro, pero con piquete.

 

1. Barracuda y su Long Island Iced Tea

 

Ya con la mejor disposición de atravesar al túnel del tiempo, llegamos al Barracuda, un Teddy boy se acerca sonriente para ofrecerte mesa y en ese momento ya estás del otro lado. Los colores pastel inundan tus sentidos y en la rockola ya suena el Rey.

 

El complemento perfecto de este viaje es el Long Island Iced Tea. Este trago ha permanecido como una de las bebidas favoritas por generaciones; su engañosa apariencia (los licores se diluyen dando la ilusión de un inocente té) hace que no luzcas como un rebelde sin causa. Sin embargo, aguas, pues esta bebida lleva ron, vodka, tequila, ginebra, jugo de limón y coca cola.

 

Consejo para no perder el estilo: Evita utilizar popote, esta refrescante bebida es capaz de tumbar a cualquiera y todos te dirán que no aguantaste por el uso de tan retro instrumento.

 

2. Barney’s y su Red Raider

 

Si lo tuyo son los lugares más oscuros estilo “Goodfellas”, en el que basta poner un pie dentro para transportarte a un barecito mafioso ubicado en Nueva York, el Barney’s, con sus estrechas paredes rojas y la ecléctica selección musical, te están esperando.

 

Ya entrados en papel, la idea es beber los tragos del malo de la película, y lo ideal es que te acerques a la barra y pidas un Red Raider con toda la actitud de Joe Pesci. El sabor de Bourbon, triple sec, jugo de limón y granadina permitirá que te sientas “uno de los nuestros”

 

Consejo para no perder el estilo: no apta para soplones, pues corren el riesgo de revelar información clasificada.

42439Espacios vintage chic
Espacios vintage chic (Especial)

3. Bangbang y su Whiskey Sour

Decorado con la visión actual de un futuro imaginado ayer y gracias a su entorno de ciencia ficción retro, este lugar se ha convertido en uno de nuestro favoritos. Vale la pena experimentar la versión del Whiskey Sour que nos ofrece su dueño, que también es el bartender del lugar.

Este descubrimiento nos ofrece bebidas que brillaron décadas atrás con el toque de originalidad de la casa. Garantizado, probarás el mejor Whiskey Sour en kilómetros a la redonda.

 

Consejo para no perder el estilo: Aunque los expertos aseguran que esta bebida no da resaca, no hay que confiarse.

 

4. Bar Felina y su Holly Scotch

Aquel que no conozca este bar se ha perdido del estilo vintage chic en su máxima expresión. Los sillones antiguos, las lámparas y sobre todo ese tapiz que lo rodea, nos hace pensar inevitablemente en Mauricio Garcés.

Este digno representante de los bares retro nos ofrece el Holly Scotch, una mezcla de Whisky Scotch con bitter, un toque de absenta y hoja santa, algo que podríamos denominar como la versión retro mexicana de un sabor clásico. Un sabor que trae al pasado de regreso confirmando que hoy en día  old is the new new

Consejo para no perder el estilo: Este coctel puede desatar episodios creativos, así que se recomienda beberlo acompañado.

42437Whiskey Sour
Whiskey Sour (Especial)

5. Phone Bar y su Tom Collins

Si lo que has estado buscando es vivir una experiencia retro kitch, date una vuelta por el bar del Hotel Geneve, primer hotel en México en tener teléfono en cada cuarto (no dejes de ver la colección de teléfonos antiguos que son parte de su decoración). Elegante, oscuro y por momentos anacrónico, puede resultar toda una experiencia alejada de la zonas trendy y lugares comunes.

Éste es el lugar para beber el gran clásico de clásicos: El Tom Collins, donde la ginebra lleva la voz cantante y sus complementos le dan a este legendario trago el estilo retro que nuestra garganta necesitaba. Lo mejor del Phone Bar es que no importa si aún no es medio día, la barra siempre está abierta. Aunque la oferta musical es dispareja, seguro pasaras un buen rato.

Consejo para no perder el estilo: Aunque sabes que en este lugar hay alcohol antes de que el sol llegue a su punto más alto, procura controlar la ansiedad.